sábado, 27 de octubre de 2012

La Ciudad de las Chimeneas

video

Entre todos los elementos que componen una ciudad o un pueblo son sus espacios singulares, los que nos permiten diferenciarlos unas de otras, además de ofrecer información sobre su personalidad o su historia.

Los humanos somos, por encima de todo, seres visuales. Necesitamos construir iconos para poder medir la realidad, reconocerla. Y las ciudades forman parte de la realidad. Hagan la prueba: en muchas ocasiones somos capaces de recordar una ciudad en la medida en que hemos sido atrapados por el atractivo de determinados edificios, estructuras, construcciones y monumentos. París y su torre, Barcelona y su Sagrada Familia, Belmez y su castillo. Ambos son entes indivisibles que se superponen, de modo que no puede entenderse un elemento sin citar el otro.

En  Peñarroya-Pueblonuevo, el asunto iconográfico se ha presentado, a menudo, difuso, debido a su historia bipolar, por un lado, y al sentimiento de municipio fallido en la población provocado por un crecimiento rápido seguido por un deterioro igual de rápido. En este sentido y después de analizar su casco urbano y extramuros, consideramos que la chimenea es el elemento que mejor representa la esencia, el ser de este pueblo del Guadiato. Incluso podríamos bautizar esta vieja urbe industrial como la "Ciudad de las Chimeneas", por el elevado número (14) de ellas y la gran variedad de modelos. Es increíble lo que un simple objeto del paisaje urbano es capaz de contar sobre este lugar: un modo de vida racional, marcado por el combustible del siglo XIX, la fugacidad del progreso impregnado en el humo que escupían, su fortaleza varada o quién sabe si actual de la sociedad que sobrevive junto a ellas. 

Estas espigadas moles rojinegras, algunas de ellas con 35 metros de altura y más de 100 años de antigüedad, ejercen allá donde se ubican un efecto totémico sobre quienes las miran al pasar, inspirando asombro, crueldad, fragilidad, belleza, orgullo, tristeza, fuerza, nostalgia, curiosidad… o una combinación de todas a la vez. Son muchos los viajeros asiduos o espontáneos de la carretera  de Badajoz a Córdoba que confiesan haber quedado sobrecogidos por aquella magnífica desolación del Cerco y sus imponentes mástiles de ladrillo refractario emergentes en el oscuro mar de escombros. Por sus dimensiones, su tipología, su historia, su estética y su carácter excepcional todas ellas constituyen, junto al Peñón, el auténtico símbolo de la Ciudad de Peñarroya-Pueblonuevo. O, al menos, así debería ser.


Sin embargo, no es así porque cotidianamente han estado vinculadas con  la decadencia y el abandono local. El dolor por el paraíso robado, perenne todavía en la memoria de sus habitantes, impide convertir a los  edificios y estructuras del Cerco Industrial de Peñarroya en un símbolo apreciado y apreciable por todos. Y es que las sociedades avanzadas saben que en el lugar donde terminó una historia debe reservarse necesariamente un espacio para el patrimonio.

No obstante, sin olvidar lo que fueron y lo que son estas ruinas, desde nuestra perspectiva pensamos que ha llegado el momento de transformar un espacio que hoy es entendido como la sede de un titánico naufragio industrial, físico y humano en un patrimonio activo, creativo y generador de optimismo en la población mediante el planteamiento de soluciones de valorización patrimonial y turística del mismo. 

Autor: David Mesa
En esta línea, consideramos que la celebración del I Día del Cerco podría ser un buen comienzo para invertir esta tendencia. Las razones anteriores justifican de sobra este evento, pero, sobre todo, una: HACÍA FALTA, sin más. En otras ciudades de España que comparten rasgos comunes con Peñarroya-Pueblonuevo es habitual la organización de jornadas lúdico-festivas para todas las edades alrededor de estos monumentos atípicos de forma periódica con tres objetivos claros: preservar la memoria entre los más jóvenes, fomentar el conocimiento científico e impulsar el turismo.

Peñarroya-Pueblonuevo no puede seguir viviendo de espaldas a a esta realidad. Tiene que reaccionar de manera urgente en la recuperación de las chimeneas y edificios adyacentes como emblema. ¿Se imaginan a Belmez sin su castillo? ¿O a Córdoba sin su Mezquita?  Del mismo modo, nosotros tampoco imaginamos a Peñarroya-Pueblonuevo sin chimeneas en el horizonte.

El Peñón y las chimeneas, símbolos de Peñarroya-Pueblonuevo
Hemos creado el I Día del Cerco con el objetivo fundamental de reivindicar el derecho de estos monumentos a ser respetados y conservados adecuadamente por nuestras autoridades y para plantar la semilla de una conciencia social local en relación a éstos. 

El evento comienza el 3 de Noviembre, sábado a partir de las 11 de la mañana, en la sede del Museo Geológico y Minero de Peñarroya-Pueblonuevo con una rueda de ponencias sobre rehabilitación de patrimonio minero, industrial y ferroviario a cargo importantes expertos:
- Julián Sobrino, Profesor Titular del Departamento de Historia, Teoría y Composición Arquitectónicas de la Universidad de Sevilla, Vicepresidente del TICCH, Vicepresidente de la Fundación para el Patrimonio Industrial en Andalucía. Título de su ponencia: “Alicia en el País del Guadiato: minas, fábricas y trabajadores”
 
- Pablo Luque, Profesor del Ciclo Formativo de grado superior de actividades físicas en el medio natural en el IES Luis Carrillo de Sotomayor de Baena e investigador que ha elaborado la primera y única tesis doctoral específica sobre Vías Verdes en España hasta la fecha. Título de la ponencia: "Vías Verdes, un camino para el patrimonio histórico y natural".
 
- Roberto Tejero, Arquitecto especialista en rehabilitación de patrimonio histórico. Título de la ponencia: “Desde el contexto. Centro de Arte Actual en Peñarroya-Pueblonuevo”
 
- Mari Carmen García, Presidenta del Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos de Minas, Presidenta de la Fundación Cuenca del Guadiato y directora del Centro de Documentación del Pozo María.

Como clausura del acto, a las 14 horas procederemos al encendido de 9 chimeneas del municipio con humo de colores. Verdaderamente, debe ser conmovedor para muchos el hecho de ver el cielo de Peñarroya teñido de nubes de humo procedentes de las viejas fábricas de su Cerco Industrial 50 años después de aquel declive programado. Pretendemos fundir realidad y ficción con el firme propósito de llegar a los sentimientos de la gente porque pensamos que este lugar tendrá un futuro mejor sólo si llega alguna vez a emocionarnos.


.....El espectáculo va a comenzar. Preparen sus retinas. Y sus corazones...

 
Agradecemos a María Gil, Alcaldesa de Peñarroya-Pueblonuevo y a Marta Vélez, Delegada de Cultura de este Ayuntamiento su colaboración en todo lo referente a medios técnicos, a Paqui Vicente, Presidenta del GDR Valle del Guadiato y a María Dolores Pérez, técnica de esta entidad, porque desde el principio creyeron en nosotros y avalaron el proyecto, a Manuel Luengo y Manuel Fernández, en representación del cuerpo comarcal de Bomberos, porque estaban tan locos como nosotros como para sacar adelante esta idea, a Rafael Santiago Holguín como Director del Grupo de Protección Civil de Peñarroya-Pueblonuevo, porque siempre está cuando se le necesita, a David Mesa, por su apoyo parisino, a los ponentes, por demostrar que la profesionalidad está por encima del dinero y cómo no, a los voluntarios de Protección Civil por su altruismo. 

Verdadermente, todos han sido necesarios en la consecución de este sueño. Esperemos que no sea el último...
  

2 comentarios:

  1. He publicado vuestra noticia en mi blog, ya que mi investigación doctoral es precisamente de este tema , las chimeneas industriales de ladrillo, entre las que tienen su aparatadao las de tipo Cornish. Mi dirección de correo electrónico es:
    chimeneas.industriales.ladrillo@gmail.com
    Me gustaría recibir información sobre este evento y, sobre todo, fotografías de las nueve chimeneas con humo.
    Enhorabuena y mi apoyo a la causa
    http://bloggracia.wordpress.com/2012/10/31/jornada-en-penarroyapueblonuevo-cordoba-i-dia-del-cerco/

    ResponderEliminar
  2. Por fin alguien tiene una buena idea de que hacer con la chimeneas del cerco, enhorabuena a todos lo que han tenido esta genial idea. A ver si este evento puede seguir celebrándose año tras año en nuestro pueblo, y si alguna vez tenemos la suerte de ver este espacio en buenas condiciones,hacer todos los años un gran perol, con la imagen de las chimeneas humeando de fondo. Contad con mi apoyo.
    Julia Casco Sepulveda

    ResponderEliminar