jueves, 10 de abril de 2014

III ENCUENTRO ACAF – LA CRÓNICA

Sucede muchas veces que las cosas son como vienen y no como se planifican. Un programa bien preparado puede alterarse por cualquier imprevisto. Y un imprevisto puede ser el paso de un tren.
Seguro que a cualquiera que no esté metido en el mundillo del ferrocarril le parecerá una pérdida de tiempo estar casi una hora esperando a que pase un tren de mercancías. Si además, casi todos los que están allí son ferroviarios o de algún modo ligados al tren y estás en una estación por la que pasan trenes a cada momento, sobre todo AVEs, esperar para ver un modesto mercancías puede parecer una locura. (Recordé los dibujos animados para niños en los que los modernos trenes se ríen de los pesados, lentos y bonachones mercancías).
Basta observar para comprobar que la mayoría está disfrutando. Cuando por fin se ve la luz al final del túnel (y esto no es una alegoría ni está relacionado con la crisis), todos sacan sus cámaras fotográficas y se preparan. En el par de minutos que tardó en pasar el tren completo, 30 vagones de contenedores, se hicieron cientos de fotos. Imagino que el maquinista estaría alucinando: varios AVEs parados en las vías de al lado y el grupo fotografiando un mercancías.
Pues eso es una reunión de “Amigos del Ferrocarril”. Quien no conozca a la gente que se reúne no lo podrá entender, como hay quien no entiende que alguien pase horas esperando a un futbolista o a un cantante.  
En definitiva, que así comenzó la jornada, con la imprevista espera del paso de un mercancías (en realidad dos, porque inmediatamente pasó otro). A partir de ahí, visitas a las dependencias de la estación.
Como los que habitualmente estamos rodeados de ordenadores hemos perdido un poco la perspectiva, para comentar el puesto de mando desde el que se controla todo el tráfico ferroviario desde Linares hasta Lora del Río y Antequera, será mejor recordar la expresión de uno de los niños que también participaron en la jornada: “¡catorce pantallas de ordenador y diez paneles gigantes, esto parece lo de los cohetes!” Pues algo así, seguro que lo de la NASA es bastante más grande, pero asombra la tecnología que se usa hoy día para el control del tráfico ferroviario. Cuando en nuestras modestas estaciones de Belmez y Peñarroya se ven las palancas de cambios da un poco la risa, aunque en cierto modo esto sería lo mismo que lo de los AVEs y los mercancías.
Después de un cafelito tocó visitar las “tripas” de la estación o, como decían algunos de los participantes, la estación desde otra perspectiva: andén de servicios, sótanos y accesos rodados a los andenes. Finalizó la visita con otro imprevisto, la salida del lujoso tren Al-Ándalus, que también se llevó algunos cientos de fotos.


 Como la jornada iba dedicada a la estación de toda la vida, nos fuimos después a visitarla. Su estilo “ecléctico” lo es cada vez más. En muchas ocasiones hemos hablado de la nula sensibilidad que hay en Córdoba con respecto al patrimonio industrial: apenas un par de chimeneas se han salvado de la piqueta y lo demás está casi olvidado. Ahí se incluye la estación. En un alarde de “modernidad” los arquitectos lo han convertido en un edificio feo a rabiar, sin personalidad alguna y que muy poco conserva de lo que fue (vale, acepto que el concepto de “feo” es muy subjetivo). Al menos hay algo positivo: No lo han tumbado.
También hay algo de positivo en la pequeña locomotora instalada y abandonada delante de la estación: todavía no se la han llevado al chatarrero. Si sigue así, todo se andará, por lo que se organizó un pequeño acto pidiendo su restauración o, al menos, su adecentamiento.

 
Tras la comida fuimos paseando hasta la Diputación, donde después de ver la exposición fotográfica sobre el ferrocarril en Córdoba se iniciaron las conferencias. La primera, preparada por La Maquinilla, la dedicamos a la llegada del ferrocarril a Córdoba, la formación del nudo ferroviario, los orígenes de las estaciones (Córdoba-Central y Cercadilla) y los cambios sociales y económicos que trajo el ferrocarril a la ciudad. También repasamos la evolución urbana y cómo, poco a poco, las vías se iban convirtiendo en un estorbo, los distintos proyectos para reubicar la estación, el soterramiento de las vías y la construcción de la nueva.
 

La segunda fue la de Gaspar Avilés (en otras ocasiones habíamos hablado de Don Gaspar, pero como no quiere que se le diga Don, lo dejamos en Gaspar, aunque para nosotros, por respeto, siga siendo Don). Sobre la imagen de más de cuarenta fotografías fue comentando cómo fueron las distintas dependencias de la estación, no solo del edificio central, sino también de las instalaciones, muelles, talleres, vías, etc., etc. Todo amenizado con muchísimos datos y anécdotas de una vida dedicada al ferrocarril.
Hubiera necesitado Gaspar varias horas, pero el tiempo no daba para más, eran casi las ocho de la tarde y todavía quedaba otro extra, un documental inédito preparado para la ocasión por Antonio Montilla con grabaciones de la estación y del movimiento de trenes en los años setenta, ochenta y noventa. Maravilloso.

 
En fin, una jornada realmente entretenida en la que quienes son de Córdoba pudieron recordar lo que fue la estación y su entorno, y los que vinieron de otros lugares, Granada, Linares, Sevilla, etc., tuvieron la ocasión de conocer el pasado y el presente del ferrocarril en la ciudad.
Solo queda añadir la buena representación de nuestra comarca pues, además de La Maquinilla, participaron en el encuentro el Grupo de Desarrollo Rural y la Fundación Cuenca del Guadiato.

Nos vemos el próximo año. Se está preparando algo espectacular. 

 
¡Sigue leyendo esta entrada...!

jueves, 3 de abril de 2014

Maleducados

Abril de 2011. Proyecto Camino del Guadiato.
Alumnos del IES José Alcántara visitando Cerco Industrial de Peñarroya

En el cuarto de siglo en que el término Patrimonio Industrial lleva instalado en la sociedad del Guadiato se ha hablado de catalogar, de proteger, de promocionar, de reciclar, de restaurar los bienes culturales que en relación a la industria, las minas y los ferrocarriles existen en la zona, pero jamás se pensó en  concienciar sobre su valor a los ciudadanos que viven junto a ellas.

Las instituciones locales como principales garantes de su custodia y recuperación han  asumido durante años una  filosofía equivocada de  recuperación del patrimonio industrial,  basada  en la restauración física de determinados lugares con valor histórico y en la redacción de reglamentos basados en la sanción para evitar su deterioro, pero sin  un oportuno trabajo cultural  y de formación del ciudadano corriente.

A este despotismo pedagógico ha contribuido también la sociedad civil de los municipios implicados, mediante la organización de  bienintencionadas charlas, reuniones, conferencias, pero que terminaban por convertirse en guetos  elitistas de este  saber desde un punto de vista conceptual.

Por describir la situación con un ejemplo, hemos pretendido regalar una bicicleta a un niño que todavía no ha aprendido a caminar.
Esta manera de proceder, aunque ha solucionado algunos problemas de visibilidad de este tipo de patrimonio en las poblaciones, todavía no ha conseguido arreglar la desafección de sus habitantes por éste.

La  lacra-losa cultural a la que se enfrentan  las viejas poblaciones industriales y mineras de este y otros  Guadiatos tiene una raíz exclusivamente educativa. Y es que no nacemos con la cualidad para respetar sino que lo aprendemos en casa y en la escuela.

Jamás ha existido  una política educativa sobre Patrimonio Industrial  formal o informal en nuestros municipios y ello nos convierte en cómplices, en unos casos y víctimas en otros tantos, de nuestra propia ignorancia.  A todos. Desde los mayores hasta los más pequeños, pasando por padres, madres, profesores  maestros... y concejales.

Los  edificios restaurados, por si mismos son incapaces de enseñar su historia o su valor si no es a través de la honesta labor de transmisión de conocimientos de un ser humano a otro ser humano sobre él.  En esta materia, como en el resto del país burbujeante, hemos querido poner ladrillos donde hacían falta libros; hemos reconstruido algunas ruinas mientras dejamos solares en las cabezas de nuestra gente. Así y sólo así se explica el expolio cotidiano y el desdén de nuestros vecinos por el patrimonio minero pese al esfuerzo y el dinero  invertido. 

Vaya como descargo que en  materia de Patrimonio Industrial,  el problema no ha sido que se haya trabajado poco, sino que  se ha trabajado mal. Es decir,  con un enfoque deficiente.

El dibujo como  herramienta educativa para transmitir valores  sobre  Patrimonio Industrial.
Fábrica de desplatación del Cerco Industrial de Peñarroya realizado por Melanie Vera, alumna del IES José Alcántara
Pensando en la gente, los poderes públicos se han olvidado de  la gente, como protagonista principal en la conservación de este tipo de bienes, como generadores del verdadero cambio.

Afortunadamente, en los últimos meses las instituciones educativas de la zona  se han mostrado sensibles a esta carencia  y han comenzado a  sentar las bases del remedio a esta situación tan grave como histórica. El Centro de Profesores de la Sierra de Córdoba (CEP), organismo dependiente de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía con sede en Peñarroya-Pueblonuevo,  va a poner en marcha durante el próximo trimestre un curso específico de formación de profesorado sobre el  patrimonio industrial.

El objetivo del mismo no es otro  que  educar (también) a  los educadores, es decir, impartir formación específica sobre el patrimonio industrial de la localidad al tiempo que proporcionar  herramientas de trabajo en el aula y extraescolares para fomentar en el alumnado  el conocimiento y el gusto por el conocimiento del inmenso legado arquitectónico, cultural y social que la industria, las minas y los ferrocarriles dejaron en la zona.

Esta actuación de pequeña escala aporta un grano de arena en la buena dirección y debe servir como punto de partida para  la construcción de una más que necesaria política municipal educativa en favor el patrimonio industrial en nuestros pueblos. Conviene recordar que  entre las funciones de las Delegaciones de Educación y Cultura de cualquier Ayuntamiento se encuentra la de CREAR UNA IDENTIDAD CULTURAL MUNICIPAL DENTRO DE UNA VISIÓN INTEGRADORA, una identidad que descansa en gran medida sobre el patrimonio arquitectónico.

Lo hemos comentado en otras ocasiones: las personas son capaces de defender las cosas en la medida en que poseen información sobre ellas.  Se ama aquéllo que se conoce. Desde nuestra humilde atalaya demandamos a nuestras autoridades una educación para los hijos de esta comarca en materia de patrimonio industrial, al tiempo que les ofrecemos  colaboración  para desarrollar un plan general de actividades  destinado a crear una  memoria colectiva alrededor de éste.

Aunque pudiera parecer un contrasentido, sólo el conocimiento del pasado por parte de sus habitantes  mediante los instrumentos adecuados puede dar una oportunidad de futuro a un patrimonio tan denostado como lo es el industrial.

 "Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo", dijo una vez el inefable Benjamin Franklin. De momento, sólo  decimos...

2011. Proyecto Camino del Guadiato
Alumnos del IES José Alcántara en la antigua estación FEVE de Belmez-ermita
Reconocer y respetar el patrimonio propio también es un objetivo de la educación

Información general del Curso:

Título:

Aprovechamiento didáctico del patrimonio histórico e industrial.

Profesores que lo imparten:

D. Antolín Fraile Mancebo, Catedrático de Historia.

D. Luis Prados Rosales. Doctor ETSA. Director del IES Alto Guadiato de Peñarroya-Pueblonuevo.

D. Jerónimo López Mohedano. Maestro. Cronista Oficial de Peñarroya-Pueblonuevo.

Coordinación:

Pedro A. Cabrera Ruiz.

Colectivo:

Profesorado internivelar dependiente de la Consejería de Educación.

Lugar de Realización:

CEP Sierra de Córdoba (Peñarroya-Pueblonuevo).

Duración:

10 horas.

Horario: de 17 a 20 horas.

Número máximo de participantes: 25





¡Sigue leyendo esta entrada...!

lunes, 31 de marzo de 2014

Cerco y democracia







Tras la aprobación de la moción presentada por la agrupación local de  IU de Peñarroya-Pueblonuevo en  Diciembre de 2013 sobre la protección del Cerco industrial de Peñarroya en el pleno del mes de Febrero de 2014, tal acuerdo ha sido trasladado al pleno ordinario de Diputación de Córdoba celebrado el pasado Jueves, día 20 de Marzo, para su debate en forma de nueva moción, también presentada por IU.

Entre los  motivos expuestos en el documento  destaca el expolio masivo al que se está viendo sometido y el déficit crónico de medios del Consistorio para neutralizarlo. La moción fue aprobada por unanimidad de todos los partidos políticos. Los acuerdos  alcanzados son los siguientes:


1) Instar a la Consejería y a la Delegación Provincial de Cultura de la Junta de Andalucía a que agilice los trámites para Declaración de Bien de Interés Cultural del Cerco Industrial de Peñarroya, paralizado desde 2008.


2) Instar a la Subdelegación de Gobierno en Córdoba a establecer un Plan de vigilancia especial del Cerco, en colaboración con la Policía Local, con el objetivo de evitar el continuado expolio a que viene siendo sometido dicho complejo.



3) Con base en el acuerdo del Ayuntamiento de Peñarroya-Pueblonuevo, instar al Consorcio Provincial de Extinción y Prevención de Incendios a que nombre un o una representante para formar parte de la Comisión formada a instancia del Ayuntamiento de Peñarroya-Pueblonuevo, en la que participan todos los grupos políticos, el Consejo de Participación Ciudadana y las Asociaciones Culturales y de Protección del Patrimonio, para su asesoramiento técnico en cuanto a la seguridad de las actuaciones que se quieren llevar a cabo dentro de la Comisión Formada.



4) Dar traslado de estos acuerdos al Ayuntamiento de Peñarroya-Pueblonuevo, a la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, a la Delegación Provincial de Cultura de la Junta de Andalucía, a la Subdelegación de Gobierno en Córdoba, a la mesa del Parlamento Andaluz, y a los grupos políticos con representación en la misma.


Aunque para los más escépticos esto sean sólo palabras, el hecho de que a nivel local y provincial se comience a hablar en serio sobre el patrimonio industrial de Peñarroya-Pueblonuevo y de las amenazas que le afectan  supone un gran avance madurativo general.


En la democracia moderna que implantamos hace 30 años, hoy obsoleta,  hemos aceptado que  la ciudadanía tiene derecho a ser ignorante en la cosa pública, eso si, con formación reglada pero ignorante, dejando a  nuestros gobernantes la tarea de saber por ella de todo para solucionar sus problemas. Es que no saben, decimos casi todos con frecuencia, hoy en día, como si la superioridad intelectual viniera dada por la prerrogativa de voto. La frase de la verdadera decepción debería ser no nos escuchan, porque ella resumiría la falta de comunicación entre dos partes supuestamente activas: una que habla y otra que atiende, o no.   Honestamente, creemos que nos equivocamos si partimos de la primera premisa.  Aunque pudiera ser una condición necesaria, la virtud del buen político no la mide su acumulación de  saber sobre cualquier materia sino su capacidad para escuchar a la calle, del mismo modo que la principal cualidad de la sociedad civil debería ser plantear ideas a sus gobernantes y  defenderlas cuando no son atendidas a través de los cauces legales de asociación, reunión y manifestación.


Los acuerdos adoptados tanto en el Ayuntamiento de Peñarroya como en Diputación de Córdoba en relación al Cerco industrial abundan, precisamente, en ese concepto de calidad democrática de la que tanto ha adolecido la sociedad peñarriblense durante años: ha habido gente que cumplió con la responsabilidad ciudadana de  denunciar  lo que ocurría en el Cerco  y  políticos que han sabido cumplir con el deber de escucharles y tomar medidas legislativas e institucionales como respuesta.


Cuando todos, gobernantes y gobernados, cumplimos con la parte que nos toca, el juicio sobre quién gana o quién pierde se convierte en accesorio. Ese es el momento en que se vislumbra un verdadero  avance en una comunidad.


Puede que éstos y otros acuerdos no sirvan, hoy, mañana o pasado para arreglar 40 años de expolio continuo del patrimonio industrial de esta localidad. Sin embargo, sabemos que detrás de ellos  existe una sociedad  más culta, más democrática y más justa sobre la que se podrán sustentar mayores desafíos en esta cuestión en el futuro. 


¡Enhorabuena a todos! Por una vez hemos aprendido que en la cuestión del Cerco necesitamos  tender más puentes y menos trincheras, poner más el hombro y menos la espalda.















¡Sigue leyendo esta entrada...!

jueves, 27 de marzo de 2014

III ENCUENTRO DE AMIGOS DEL FERROCARRIL “CIUDAD DE CÓRDOBA”

El año pasado por estas fechas informamos de la celebración del II Encuentro de amigos del ferrocarril “Ciudad de Córdoba”, celebrado el 14 de abril y que, por lo variado de su contenido, valoramos muy positivamente. La crónica del evento se puede leer (o re-leer) en este blog.
Ya comentamos que, aunque en principio la intención de la Asociación Cordobesa de Amigos del Ferrocarril era hacer un encuentro anual, como la cosa no está para muchas fiestas, era más que probable que fuera bienal. Pero no. Tras el éxito del II Encuentro la gente se quedó con ganas de más y demandaba el III cuanto antes, sin tener que esperar dos años.
Así que, haciendo un tremendo esfuerzo, la ACAF ha conseguido organizar una jornada de lo más sugerente para el próximo 5 de abril, que estará esta vez dedicada a la estación de Córdoba.
Realmente iba a escribir la “vieja estación de Córdoba”, pero no me he atrevido. Aunque parece que se cerró hace mucho tiempo, no es tanto, así que mientras la “nueva estación” siga siendo la “nueva estación”, la anterior será “la estación” en sí misma, porque más de 130 años de historia no se pueden borrar de un plumazo.
Para recordar cómo era la estación, nada mejor que una exposición fotográfica, “Córdoba: nudo ferroviario”, que se podrá visitar libremente durante toda la semana en la Diputación.


Y en cuanto al programa para el sábado 5 de abril, las actividades comenzarán a las 10 de la mañana con la recepción de los inscritos en el vestíbulo de la nueva estación.
Tras formar grupos, media hora después se iniciarán las visitas a las siguientes dependencias de la nueva estación:
- Puesto de mando del CTC Linares-Baeza a Lora del Río
- Andén de servicios
- Sótano y grupo electrógeno
- Accesos rodados a los andenes
- Extremos este (túnel) y oeste (salida hacia Sevilla y Málaga) para fotografiar
A las 13:00 visitaremos la estación de MZA, la “vieja” estación, y media hora después habrá un acto reivindicativo por la restauración de la locomotora 020-0212 situada en la plaza, frente al edificio citado.
Tras la comida nos iremos a la Diputación, le echaremos un vistazo a la exposición fotográfica y después habrá dos charlas.
La primera, a las 17:30, será sobre la historia de la infraestructura ferroviaria a su paso por Córdoba, de la que nos haremos cargo, para lo cual en La Maquinilla hemos preparando una presentación que creemos que puede resultar bastante amena.
Una hora después se hará una proyección comentada de fotografías de las distintas dependencias de las que disponía la estación. Los comentarios irán a cargo de D. Gaspar Avilés, uno de esos “viejos ferroviarios”, que seguro que hará las delicias de los asistentes.


En cuanto a las normas de inscripción para quienes estén interesados, con las siguientes:

-Ingreso de 15 € por asistente en la cta. cte. de Cajasur-BBK Bank: ES58.0237.6028.00.9154971429, especificando “III Encuentro”, el nombre y, en su caso, nº de asistentes.
-Correo-e a acaf.cordoba.es@gmail.com con nombre/s, DNI, nº ingreso en cta. cte. o transferencia y fecha del mismo.
-Fecha límite para inscripción: el miércoles 02 de abril.
-Para formalizar el registro el día del evento, deberá presentarse el resguardo del ingreso bancario
-Se tendrá derecho a: programa explicativo, visita guiada, comida en restaurante, y asistencia a las conferencias.
-Se acepta participar bajo la entera responsabilidad de cada uno, comprometiéndose a respetar las indicaciones de seguridad de la organización en todo momento.

MÁS INFORMACIÓN EN:
acaf.cordoba.es@gmail.com y su sitio en facebook
¡Sigue leyendo esta entrada...!

lunes, 24 de marzo de 2014

La Vía Verde del Cerco será una realidad en 2014


La cosa va en serio. En la última reunión de trabajo celebrada el pasado día 18 de Marzo en la sala de comisiones del Excmo. Ayuntamiento de Peñarroya-Pueblonuevo para analizar las propuestas de protección y puesta en valor del Cerco Industrial de Peñarroya la Alcaldesa del municipio, María Gil, anunció que la ruta que  por primera vez aprovechará turísticamente  este monumento y lo acercará a la sociedad  tendrá  dotación presupuestaria a cargo de los fondos de fomento y colaboración con los municipios de la  Diputación de Córdoba en el año en curso. Dicha cantidad está aún por determinar y queda vinculada a la redacción del proyecto en el que se encuentran trabajando tanto el personal del Área técnica del Consistorio como las entidades y  colectivos patrimoniales. Ésta será sólo la primera de las sucesivas inversiones que pretenden hacerse en esta área arquelógica industrial sin parangón en nuestro  país de cara al futuro.

Desde la adquisición de los terrenos en 2009 por la anterior corporación, este supone el segundo gran paso que ha dado el Consistorio para recuperar el Cerco Industrial, lo cual es motivo de felicitación por nuestra parte.
El proyecto en cuestión lleva aparejado la construcción de barreras y obstáculos para impedir el  acceso y expolio del lugar,  el refuerzo de otros elementos estructurales que comprometan la seguridad del camino. En este sentido, el puente de hormigón armado de La Maquinilla, en el interior del Cerco, será incluido en este capítulo. La instalación de papeleras y la creación de pequeñas áreas de descanso serán otras de las mejoras planteadas en el proyecto.

El puente de La Maquinilla, en el interior del Cerco Industrial,
será rehabilitado gracias a este proyecto

La ruta, de 3 kilómetros de longitud, podría bautizarse oficiosamente como Vía Verde del Cerco, ya que reutilizará viejos trazados ferroviarios en un 90%. Asimismo,  ulteriormente la Vía Verde de La Maquinilla será ampliada en 1 kilómetro a su paso a través de él, creando  el más que necesario enlace con la Vía Verde urbana del Vial Norte del mismo municipio, construida en 2010 sobre la plataforma ferroviaria del Peñarroya-Puertollano y que hoy en día es la infraestructura urbana más rentable desde el punto de vista social de este municipio. En un tiempo record de 4 años el Valle del Guadiato habrá pasado de no disponer de ningún kilómetro de Vía Verde a  alcanzar  16 km., lo cual convierte a la zona en modelo de sostenibilidad y reciclaje para otras que aún no tienen nada.


Terminal de carga y silos de la fábrica de superfosfatos.
 La Vía Verde del Cerco pasará por aquí

El recorrido estará jalonado por paneles explicativos e informativos sobre los edificios más interesantes desde el punto de vista histórico, los cuales llevarán, además, incorporado el sistema QR para aquéllos que deseen obtener  información suplementaria sobre éstos. Jerónimo López, cronista oficial de la localidad, será el encargado de dar rigor al contenido de los paneles de manera física y virtual.

Puede que no  hayamos sido los primeros en incorporar el concepto de Vía Verde a nuestros municipios desde que la Fundación de Ferrocarriles Españoles fundó el Programa Nacional de Vías Verdes, pero  lo que queda claro tras esta actuación  es que jamás volveremos a ser los últimos. Es oportuno recordar que  Comunidades Autónomas como Galicia tan sólo disponen de una Vía Verde en todo su territorio o que hay 15 provincias españolas que aún no han inaugurado un sólo kilómetro de Vía Verde para comprender que lo que se ha conseguido en esta materia tiene mucho mérito.

Por otra parte, tampoco hemos sido unos pioneros, precisamente, en el  aprecio, respeto y cuidado de nuestro patrimonio industrial. Sin embargo, hechos como el que les hemos relatado demuestran que la  peñarriblense poco a poco se va incorporando si no a la vanguardia, si al grueso de las sociedades  más civilizadas y avanzadas culturalmente, aquellas sociedades industriales que, al margen de su declive, aceptan su traumático pasado con naturalidad,  son capaces de convivir con él, además de extraer un beneficio social y/o económico por medio de su rehabilitación.

Recordando a Neil Armstrong, la  Vía Verde del Cerco es un pequeño paso dado por el equipo de Gobierno de Peñarroya-Pueblonuevo y un gran paso para toda su sociedad. Desde aquí animamos a nuestros gobernantes a que éste sea el primero de muchos.



Paisaje de chimeneas del Cerco visto desde la futura ampliación 
de la Vía Verde de La Maquinilla como parte de la Vía Verde del Cerco
¡Sigue leyendo esta entrada...!

jueves, 20 de marzo de 2014

El BIC que va para rato


"La cosa va para rato". Así de contundentes se han mostrado los funcionarios que trabajan en la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía en Córdoba al ser interpelados hace unas semanas por responsables de nuestra asociación ante  la demora en la resolución del Expediente de Bien de Interés Cultural (BIC) del Cerco Industrial de Peñarroya.

El estudio preliminar para la Declaración BIC de este área arqueológica industrial considerada por su antigüedad y extensión entre las más importantes de España y Europa fue elaborado por la arquitecta María Isabel Payer y el historiador local Francisco Javier Aute a instancias de la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía  en el año 2007. El mencionado estudio, desde aquellas fechas, cuando fue presentado en dicha institución, ha permanecido almacenado en el edificio situado en la Calle Capitulares de la capital cordobesa sin que todavía se haya dictado ningún tipo de decisión sobre este particular.

Los técnicos del departamento dedicado al visado de dichos documentos  y a la catalogación de éste y otros monumentos aducen que la tardanza en la Declaración BIC se debe al insuficiente  personal especializado en este tipo de verificaciones como consecuencia de los recortes presupuestarios de los últimos años y especialmente a la complejidad del expediente, el cual incluye también edificios  civiles y zonas residenciales como el Barrio francés.    

En este sentido, añadieron que si el promedio de Declaraciones de BIC de la provincia de Córdoba  se encuentra actualmente en dos por año, es lógico pensar que el expediente del Cerco se encuentre en lista de espera, es decir, detrás de otros monumentos y bienes culturales cordobeses cuya solicitud fue tramitada antes de 2008 y sobre los que aún no pesa ninguna resolución.

María Isabel Humanes, Jefa del Sevicio de Bienes Culturales de la Delegación,  aseveró que habrá que esperar, como mínimo, dos años para obtener algún tipo de pronunciamiento por parte de los expertos en historia y patrimonio de Delegación de Cultura en Córdoba.

Recordamos a nuestros lectores que la declaración BIC convierte  al patrimonio así nombrado en dominio público (distinguiendo "dominio público" de "propiedad privada"; un particular puede ser propietario de un BIC, pero la Administración protegerá el valor artístico, histórico, espiritual del bien), necesitará de autorizaciones para poder ejecutar cualquier obra o modificación, beneficia fiscalmente al dueño del mismo (recibir ayudas para su mantenimiento, restauración, etc.), e impide  tanto la separación respecto de su entorno como su exportabilidad. Por último,  desde el momento en que se  incoa el expediente se pueden parar las licencias de obras.

Ejemplo de mal uso del patrimonio industrial de Peñarroya-Pueblonuevo.
Con la Declaración BIC este tipo de concentraciones estarían 
prohibidas en el sitio histórico
Fuente: infoguadiato
Aunque el nombramiento BIC del Cerco Industrial de Peñarroya no garantiza, per se, la salvación física del lugar como espacio singular ni una restauración automática, es evidente que supondría un punto de inflexión desde el punto de vista de su conservación al dar cobertura legal  al control y sanción ante un hipotético uso irresponsable por cualquier administración, por parte  de determinados grupos empresariales y, por supuesto, de cualquier ciudadano o grupos de ciudadanos anónimos cuyas actitudes sean poco o nada  respetuosas con el mencionado patrimonio. 

Esperamos y deseamos que Delegación de Cultura agilice los trámites para la declaración BIC del Cerco industrial de Peñarroya porque el expolio del sitio continúa. Vamos, que también va para rato, aunque cada vez más corto, porque cada vez queda menos que robar.

Aquí les dejo algunas fotos de los atentados patrimoniales perpetrados por algunos de nuestro ilustres vecinos durante los últimos tres meses. Los ladrones ya no toman ni vacaciones de Navidad. A eso se le llama productividad para levantar su pueblo y su país.

 Puerta de acceso a la fábrica de productos refractarios. El dintel ha sido arrancado
Pronto caerá el muro completo

Uno de los edificos de la fábrica de sulfato de cobre
Antes de Navidad  tenía techo. Ahora no
Otro de los edificios de la fábrica de sulfato de cobre
El muro se ha venido abajo tras haber sido extraidas las vigas de hierro de la puerta
¡Sigue leyendo esta entrada...!

domingo, 16 de marzo de 2014

Pasear y trabajar


¿Se puede pasear y trabajar a la vez? Si se trata de analizar la situación actual   y las posibilidades de puesta en valor de un monumento que tiene un millón de metros cuadrados de extensión podemos decir que si. El pasado Sábado, 15 de Marzo de 2014, la comisión que está mejorando, ampliando y perfeccionando el reglamento  de conductas cívicas en el municipio de Peñarroya-Pueblonuevo en materia de patrimonio, compuesto por miembros de las Asociaciones patrimoniales (Desde la Cima y La Maquinilla), de entidades supramunicipales (Fundación Cuenca del Guadiato), culturales (Camino Mozárabe por el Guadiato), ciudadanas (Consejo Local de Participación Ciudadana) así como por representantes de los grupos políticos locales (PP, IU) recorrieron el Cerco Industrial de Peñarroya persiguiendo varios objetivos:

1) Diseñar una ruta segura y atractiva para fomentar las visitas turísticas y el conocimiento de la ciudadanía local.

2) Establecer medidas de protección adecuadas contra el expolio y el vandalismo del lugar.

Sorprendentemente, la expedición echó en falta la presencia de representantes de las fuerzas de seguridad del municipio. Desde aquí, queremos pensar que no han acudido por causa mayor. Tras dos reuniones, seguimos esperando la incorporación de nuestros agentes de orden público al proceso de toma de decisiones en relación a este particular ya que su criterio debe ser fundamental a la hora de elaborar un operativo plan integral de protección patrimonial del Cerco.  Elaborar un plan de defensa del Cerco sin contar con la policía equivale a querer construir muros con ladrillos de gominola.

El safari industrial estuvo guiado por el incansable cronista oficial de Peñarroya-Pueblonuevo, Jerónimo López, siempre dispuesto a poner orden y rigor histórico a cualquier tarea relacionada con este sitio. En él pudimos contemplar a  algunas de las alimañas ciudadanas que  continúan expoliando nuestro patrimonio, los destrozos irreparables que provocan en éste  así como los importantes daños infligidos por la Unidad Militar de Emergencias en estructuras y edificios con la aquiescencia del Consistorio.

No nos engañemos: pese a la voluntad de nuestros gobernantes por terminar con esta lacra social, el expolio del Cerco continúa, y a buen ritmo.


Decenas de butrones como éste son practicados en los muros de nuestros edificios históricos en honor a la patria.


Puente de La Vía Verde de la Maquinilla, en el interior del Cerco.


La ferralla de esta construcción vale 100 euros en una chatarrería. El daño provocado al patrimonio material del municipio no tiene precio.


Paseamos mientras trabajamos pero, después de observar las fotografías  nos preguntamos si tal vez no ha llegado el momento de empezar a correr. El tiempo para salvar de la desaparición este inmenso legado se agota. Quienes  dedicamos nuestro tiempo a mejorar algún aspecto  de la vida de nuestros vecinos debemos saber que el mérito no se encuentra en la reunión sino en alcanzar con posterioridad el objetivo o los objetivos de ella. De lo contrario, tales eventos se convierten en actos de hipocresía.
   
El próximo martes, día 18 de Marzo, volveremos a reunirnos para trabajar, esta vez sentados, en las alegaciones al borrador de reglamento de conductas cívicas. Ojalá que después de ésta última puedan llamarnos cualquier cosa menos hipócritas.



¡Sigue leyendo esta entrada...!

jueves, 6 de marzo de 2014

CON USTEDES… ¡LA MAQUINILLA EN MOVIMIENTO!



Es lo que tiene la modernidad.
Una de las cosas que han quedado en nuestro imaginario colectivo es el poder ver de verdad cómo fueron aquellas minas, industrias y ferrocarriles de la comarca cuando estaban en funcionamiento, tal como nos contaban y nos siguen contando nuestros mayores, los miles de trabajadores en el Cerco de Peñarroya, los pozos sacando carbón sin descanso y los trenes cargados de mineral de un lado para otro.
Por suerte hay muchas fotografías que nos permite hacernos una idea, pero llega un momento que queremos algo más… Sospechábamos que deben existir películas y grabaciones antiguas de todo ello. Y ya empieza salir.
El acceso a la informática y a las nuevas tecnologías permite que esas imágenes de “tomavistas” se transfieran a formatos digitales. Añadiendole internet, ya puede verlas todo el mundo.
En este blog ya hemos puesto enlaces con grabaciones que en algunos momentos permiten ver la circulación de nuestros trenes en la vía estrecha. Se pueden ver en "Historia de una paradoja", publicada el 21 de septiembre de 2011 y "Las imágenes de Julián Elejoste", del 18 de enero de 2013.
Ahora le ha llegado el turno a nuestra Maquinilla.
Se trata de un documental montado en Reino Unido, “Spanish narrow gauge steam”, que recoge grabaciones de aficionados de locomotoras de vapor españolas y ferrocarriles de vía estrecha, supervisado por Lawrence Marshall  un estudioso del tema del que en libros y en internet se pueden encontrar muchísimas fotografías de ferrocarriles españoles.
Antes de seguir leyendo, échenle un vistazo. Merece la pena ver todo el documental, pero si la impaciencia no lo permite, hay que ir al minuto 34. Sí, allí está, algo más de un minuto de grabación de nuestra Maquinilla arrastrando vagones.


Ahora toca comentar el vídeo. La primera pregunta es qué pintan estas imágenes de La Maquinilla, un ferrocarril de ancho español, en un documental sobre vía estrecha en España.
Al comentarlas hablan de un ferrocarril al servicio de las minas de Peñarroya y de la vía estrecha de Peñarroya a Puertollano. Alguna duda debió haber en el montaje del documental, pues en todas las líneas pone el ancho de vía e incluso en algunas compañías se indican varios anchos, sin embargo en nuestro caso se limita a rotular “minas de Peñarroya”, sin especificar más.
Tal vez la respuesta esté en que realmente se recogen imágenes de pequeñas líneas españolas, casi todas de vía estrecha, pero no necesariamente, de hecho las siguientes son del pequeño ferrocarril de la Junta del Puerto de Huelva, también de ancho español.
Precisamente en Huelva está la siguiente incongruencia. Colocan nuestra línea en el Sur “profundo”, después de las de Málaga y, tras rotular Huelva, saltan a Peñarroya, para seguir con Huelva, como si nuestras minas estuvieran en esa provincia. Por cierto que un minuto antes, en el Ferrocarril Málaga-Fuengirola, puede verse circular uno de los automotores Billard montados en los talleres del Cerco de Peñarroya, similar al que recorría nuestra vía estrecha de Fuente del Arco a Puertollano.
En fin, todos los errores son perdonables y vamos a lo que de verdad nos interesa.
Aunque no lo dice, la grabación se debió hacer a finales de los años sesenta o, más probablemente, en los inicios de los setenta, lo que podría explicar por qué hablan de la vía estrecha, pero ponen imágenes de La Maquinilla: la vía estrecha cerró en 1970, por lo que ya no podían grabarla. Además, si bien sale material de La Maquinilla y de Renfe, nada se ve de la vía estrecha, ni siquiera en los talleres. Es lógico pensar que si alguien viene desde muy lejos a grabar imágenes de trenes en Peñarroya hubiera grabado algo de los trenes de vía estrecha, pero no lo hizo, muy posiblemente porque ya no los hubiera.
Un valor añadido de la grabación es que en ella aparece uno de sus coches de pasajeros. Hasta ahora no se conocían imágenes de cómo eran estos coches (o al menos nosotros no las conocemos) y aquí podemos ver uno de ellos en movimiento. Coincide con lo que nos contaban nuestros abuelos: cajas con ruedas.
Las locomotoras que se ven circulando son la Baldwin nº 5 "Belmez"  y la nº 6 “La Vega”, las dos últimas Baldwin que estuvieron en funcionamiento. Son iguales, pero la nº 5 tenía la chimenea modificada (es la que se ve al principio, arrastrando una cisterna), mientras que La Vega conservaba su chimenea original (es la que más tiempo se ve en el vídeo, arrastrando el coche de viajeros). Para conocer el origen de estas locomotoras se puede consultar en este blog la entrada “Hello! Mr. Baldwin”, del 22 de noviembre de 2012.
 
La Baldwin nº 4, "Santa Elisa", según el catálogo de fábrica de 1901,
y la nº 5, "Belmez", en la que claramente se ve que la chimenea fue modificada
En las cocheras de Peñarroya se ve otra locomotora, La Marta, aunque desgraciadamente no en movimiento.
El material que arrastra, además del coche de pasajeros, son una cisterna y un vagón cerrado, ambos de Renfe, algo normal en los últimos años en los que utilizaban las locomotoras de La Maquinilla para mover este material. También es Renfe el último vagón que aparece, en el que se están subiendo los dos burros (esto de los burros debió resultarle exótico a quienes grabaron las imágenes, pues a esas alturas no se nos ocurre para qué los están subiendo en los trenes).
En cuanto al vagón de bordes medios con garita que aparece junto con el de viajeros, tiene toda la pinta de ser Renfe, pero cabe la posibilidad de que fuera de La Maquinilla.
El recorrido que se hace en la grabación es entre la estación de Peñarroya y El Porvenir. La vista de la locomotora circulando marcha atrás tirando del coche de viajeros pasando por delante del silo y la del paso a nivel son impagables.
Reconocemos que saben a poco, pero algo es algo, para quienes nunca la vimos funcionar ya es mucho.
¡Sigue leyendo esta entrada...!