jueves, 23 de mayo de 2019

El futuro de nuestros jóvenes también anda Entre Railes


Logo del Proyecto Entre Railes
con el año de creación de la Vía Verde de La Maquinilla
Lo hemos comentado en otras ocasiones. El proyecto de Vía Verde del Guadiato jamás estará completo o será eternamente incompleto mientras en esta zona no aparezcan ciudadanos o grupos de ciudadanos que establezcan servicios alrededor de nuestras infraestructuras ferroviarias en desuso, no por caridad, sino con el objetivo de obtener un beneficio económico.

En otros lugares de la geografía española que llevan algo más de tiempo con esta idea, los habitantes de los pueblos ya han empezado a instalar  pequeños negocios alrededor de éstas cuyo fin no es otro que darles más vida y, lógicamente, ganar dinero, como tiene que ser. Y lo mejor de todo es que lo ganan.
Alumnado del aula específica del IES cocinando 
alimentos con productos autóctonos de nuestra zona
como el lomo en manteca

En el Guadiato, por el contrario, por más que animamos a invertir una parte de su dinero a nuestra gente en algún tipo de empresa relacionada con el turismo activo, la hostelería,  la economía sostenible o una mezcla de éstos, nos encontramos o con el asentimiento o bien con la respuesta  de que tienen que hacerlo nuestros Ayuntamientos, una institución que parece que en nuestra zona todo lo puede o tiene que poder.

Nada más lejos de la realidad. El poder para cambiar las cosas tiene que venir, necesariamente, de los ciudadanos que vivimos aquí.

Lógicamente, el asunto de las vías verdes es un proceso madurativo con dinámica propia al que se incorporan las localidades españolas a su ritmo y, por tanto, su aprovechamiento está incluido en este proceso. 
Separadores de libros del proyecto Entre Railes


Sin embargo, sólo hay un método eficaz para, si bien no adelantar estos cambios, si al menos, contribuir a que éstos se produzcan.

La comunidad educativa del  IES José Alcántara de Belmez, como Centro educativo pionero en Andalucía (no sabemos si en España) en la recuperación de trazados ferroviarios como vía verde continúa dando pasos en esta dirección, pero esta vez colocando el último eslabón de la cadena que hace que todo aquello por lo que lucharon sus alumnos hace algún tiempo cobre sentido.

Así, en  el presente curso académico, han decidido desarrollar  “Entre Railes”, proyecto educativo que está  auspiciado por el programa  Innicia de la Junta de Andalucía para fomentar en nuestro alumnado el autoempleo y  el emprendimiento.   
Jabón ecológico con olor a tomillo,
un arbusto típico del Valle del Guadiato


 Estas actividades pasan por la formalización de una cooperativa ficticia de servicios para la Vía Verde de La Maquinilla en la que los alumnos son socios tutelados por el profesorado.

Esto servicios van desde la realización de paseos guiados, el diseño, la fabricación y la distribución de diversos productos inspirados en recursos endógenos de nuestra tierra o la creación de nuevos dispositivos y herramientas para la visita de la vía verde de La Maquinilla.

Todo ello, unido al plano turístico de la vía verde realizado hace dos años por el alumnado de 4º ESO de este mismo Centro, será presentado en la feria del emprendimiento que tendrá lugar en la Feria del Emprendimiento de  Córdoba  del próximo 5 de Junio.
Llaveros del proyecto Entre Railes


Siempre existe algo mejor que los cambios: hacer que éstos ocurran. Así de sencilla es la filosofía de este Centro educativo motor del cambio en materia de vías verdes en nuestra comarca yen muchas otras dimensiones del ser humano,  cuyo principal objetivo es educar en valores como el esfuerzo, la paz, la ética y el trabajo en equipo, pero, sobre todo,  transformar la realidad social y económica de Belmez y de sus ciudadanos.

Hace 8 años nos decían que los profesores de este Centro estaban locos por querer recuperar una parte importante de nuestra historia como son nuestros ferrocarriles, generando, además empleo y riqueza en la zona.  Ahora piensan  en constituir empresas que amplíen  los logros conseguidos. Quienes hayan seguido la trayectoria de este Centro saben que dentro de unos años algunos de los alumnos que participan en este proyecto piloto tendrá una empresa relacionada con la vía verde.
El futuro del Guadiato circula Entre Railes.
Caja regalo del proyecto Entre Railes
inspirado en las pintorescas casetas del ferrocarril
Fuente del Arco-Peñarroya-Puertollano
Un diseño exclusivo de Chale Más S.L.

Alumno del IES José Alcántara entrevistando 
Alcalde de Belmez para elaborar un vídeo 
promocional de la Vía Verde de La Maquinilla

¡Sigue leyendo esta entrada...!

jueves, 16 de mayo de 2019

La Asociación La Maquinilla también se marcha a Castellón






Hablar de L´Alcora en nuestra comarca es hablar de nuestros familiares y amigos. Muchos de nosotros jamás hemos pisado esta localidad castellonense, sin embargo,  para muchos de nosotros significa un pueblo amigo que acogió e centenares de peñarriblenses en la enésima diáspora por motivos económicos vivida por nuestra población desde los años 30 del siglo XX.

Peñarroya-Pueblonuevo lleva exportando emigrantes económicos  y talento desde hace décadas, siendo L´Alcora una de sus grandes capitales. Siempre quedará en el recuerdo de los peñarriblenses aquella imagen de carnaval en la que  la estatua del  minero de la Plaza de Santa Bárbara lucía  junto a una maleta en la que rezaba la frase “yo también me marcho a Castellón”. Y es que en el humor negro y  en la sátira, especialmente si la arrojamos contra  nosotros mismos nunca hemos tenido rival.

Municipio próspero donde los haya, L´Alcora  acogió a mediados de 1990 a muchos de nuestros vecinos de Belmez y Peñarroya-Pueblonuevo en busca de un futuro mejor que se le negaba o que no supieron fabricarse en nuestra tierra.  
Al igual que el minero de la Plaza de Santa Bárbara.
también nos vamos a Castellón


Muy pocos de los que marcharon allí  volvieron. Tan sólo en vacaciones. Está tan lejos… Los que lo hicieron no hablan de una vida fácil allí, si bien es cierto que podían trabajar y podían tener  acceso una vida digna.  En la actualidad, este municipio ha dejado de ser el polo de atracción de antaño con el pinchazo de la burbuja inmobiliaria. Nuestra gente se sigue yendo del pueblo, aunque ya lo hacen con destino a las grandes capitales europeas o las ciudades de costa. Sin embargo, Alcora  mantiene su pujanza gracias  a la industria de la cerámica y mantiene aún una importante colonia de belmezanos y peñarriblenses emigrados y que se quedaron allí de entre 40 y 50 años, lo que le hace acreedor al título  oficioso de ciudad hermana.

No obstante y aunque hoy es cada vez más extraño que Alcora sea tierra de acogida para los nuestros, la historia y el hecho de  que ambos  pueblos sean industriales está propiciando que vuelvan  a estar unidos, aunque sólo sea por el interés que tenemos por conservar nuestras señas de identidad de carácter industrial.

En los últimos años determinados profesionales de la conservación del Patrimonio Industrial y la arquitectura que trabajan o tienen vínculos con Alcora, algunos de prestigio nacional como  Diana Sánchez Mustieles, llevan  siguiendo la metodología  de trabajo de la Asociación La Maquinilla, principalmente en relación los  niños y adolescentes. Desde su perspectiva, muchos más amplia que la nuestra por nuestro aislamiento, parece que lo que hacemos es original y diferente, algo que nos llena de agradecimiento, si bien tenemos que reconocer que  a lo que ellos llaman creatividad nosotros lo llamamos  supervivencia.


El Museo de la Cerámica de Alcora, organiza anualmente unas jornadas formativas y expositivas denominadas el Mes de la Cerámica. Este evento cumple la tercera edición y se caracteriza por invitar a profesionales de la cerámica, la cultura en general, la investigación o personas de la sociedad civil que tiene algo que decir en la conservación patrimonial, por medio de talleres y conferencias.

Tenemos el honor de haber sido invitados a este mes de la Cerámica para contar lo que tanto los centros educativos de Belmez y Peñarroya-Pueblonuevo hacemos o  llevamos haciendo desde 2011, que no es otra cosa que construir o intentar construir una sociedad mejor alrededor de nuestro Patrimonio Industrial en Belmez y en Peñarroya-Pueblonuevo y también crear ciudadanos con una mayor cultura democrática, más participativos en la vida cultural  de sus municipios y, sobre todo, más sensibles con los lugares de la memoria del trabajo.


Será realmente emocionante poder encontrarnos con viejos amigos del pueblo y con estos  nuevos amigos del Patrimonio Industrial.

También nos vamos a Castellón, pero con la suerte de saber que volveremos a casa  repletos de buenos recuerdos y grandes aprendizajes. 
Nuestro agradecimiento al Museo de la Cerámica del L´Alcora por contar con nosotros y en especial a Diana Sánchez Mustieles, por ser el verdadero nexo entre estos dos municipio hermanos y por  creer que lo que hacemos en esta parte de la España vaciada merece la pena. La fe de una persona tan prestigiosa en nuestro trabajo también nos infunde ánimos para continuar.

Consulta el programa de actividades en el siguiente enlace:

museulalcora.es/cmsupload/noticias/MaigCeràmic_programa_2019.pdf

Nuestra charla tendrá lugar el próximo 21 de Mayo en el Museo de la Cerámica de L´Alcora a partir de las 20 horas.
¡Sigue leyendo esta entrada...!

jueves, 9 de mayo de 2019

La parte de nuestra historia que se quedó en Extremadura


Un libro digno de un monumento
Bien saben nuestros seguidores que no somos profesionales de la comunicación o del asociacionismo y que la labor que hacemos es totalmente altruista, dedicando gran parte de nuestro tiempo libre a múltiples funciones asociativas que no vamos a comentar ahora. Entre ellas, la de mantener informada a nuestra población a través de este humilde blog es la labor quizá  más grata, pero también la que requiere más dedicación. En ocasiones, la acumulación de datos e informaciones reseñables se combinan con ciertas  complicaciones laborales y obligaciones familiares que nos impiden llevar al día este medio de comunicación.

No obstante, el hecho de que no demos cobertura a algún evento en el momento oportuno no significa que no lo consideremos importante, sino que, simplemente, no hemos tenido tiempo de hacerlo.

Rogamos por ello, disculpas por nuestras omisiones, aunque también pedimos comprensión.

Entre los olvidos forzados, uno de los más importantes  por su relación con Peñarroya-Pueblonuevo y que no ha tenido repercusión en nuestra zona ha sido el de la presentación de libro “Monumento Natural Mina de la Jayona. Un Museo al Aire libre” en Fuente del Arco el pasado 15 de febrero.

Editada por la Junta de Extremadura con gran lujo, la obra, de 222 páginas, informa con gran detalle sobre uno de los monumentos más visitados de nuestra comunidad autónoma vecina desde un punto de vista geológico, natural, histórico y patrimonial.

También dedica un capítulo a los recursos turísticos de la comarca de la Campiña Sur de Badajoz.

Con preciosas  fotografías en blanco y negro y en color, muchas de ellas inéditas, dedica unas páginas a la relación que tuvo la mina de hierro de la Jayona, mucho antes de ser declarado monumento natural lógicamente, con los Cercos Industriales de Peñarroya-Pueblonuevo.
Una parte de nuestra historia se encuentra en este libro
Recordamos a los lectores que la Sociedad Minera y Metalúrgica de Peñarroya construyó un ferrocarril métrico que unía Peñarroya con Fuente del Arco no sólo por ser el enlace más eficaz para unir las minas de plomo del coto de galenas argentíferas de Azuaga con nuestra fundición de plomo y con el Puerto de Sevilla (Línea Sevilla Mérida) respectivamente, sino para utilizar el hierro de la Mina Jayona  como escorificante  y reductor de  las galenas. De hecho, la empresa propietaria instaló un cable aéreo de 5,6 km.  que conectaba la citada  mina con la estación de trenes para agilizar el transporte.

En definitiva,  este estudio debe formar parte de cualquier biblioteca o como fondo documental de cualquier investigador o aficionado a la  minería, patrimonio  industrial e historia de la comarca del Guadiato.
I Conecta240, partiendo de la Mina Jayona en 2015

El libro no está a la venta por los conductos comerciales habituales y  puede ser adquirido en el Ayuntamiento de Fuente del Arco o en la Mina Jayona, no teniendo un precio definido hasta la fecha. El ejemplar  del que dispone nuestro colectivo ha sido un obsequio del Ayuntamiento de Fuente del Arco a la Asociación La Maquinilla por los lazos que nos unen desde hace años, por  el trabajo cooperativo que realizamos conjuntamente en el proyecto Conecta240 y por los muchos visitantes tanto extranjeros como foráneos que llevamos a la citada mina desde hace años.

Desde aquí nuestro agradecimiento y  más sincera felicitación a los autores, a la Alcaldesa de Fuente del Arco y a la Junta de Extremadura por el buen trabajo realizado.




¡Sigue leyendo esta entrada...!

sábado, 4 de mayo de 2019

De pelear a palear solo dista una de las cinco vocales


SEGUIMOS EN OBRAS

En ocasiones es recomendable parar para ver los modos en que los tiempos y las personas edifican la cotidianidad de nuestros entornos.
Salvaguarda de elementos ocultos
y acondicionamiento del área perimetral.
Estos últimos días he tenido la suerte de volver a ser testigo, con la credulidad bien elaborada que precede a las gentes de aquí, cómo nuestro presente “sencillo”- impersonal- toma protagonismo sobre el pasado imperfecto para dar entrada a un tiempo de futuro colectivo muy esperanzador:
Voluntariado activo.
¡¡GRACIAS!!
La chimenea sigue necesitando nuestras manos, no la dejaremos caer.

Arqueta de registro a túnel de fábrica de bóveda de cañón.

Quien quiera ayudar sólo tiene que ponerse en contacto.


¡Sigue leyendo esta entrada...!

jueves, 2 de mayo de 2019

Belmez y Peñarroya-Pueblonuevo, sedes del II Congreso Internacional de minería de E FAIHT

Castillete del Pozo Belmez


Una de las grandes aspiraciones de la Asociación La Maquinilla ha sido  tratar de dar a conocer  el Patrimonio Industrial del Valle del Guadiato a nivel internacional.  Es por ello que desde hace años lleva tejiendo alianzas con colectivos y organizaciones, francesas y belgas, principalmente,  que promueven y conservan este tipo de bienes culturales.

Casi todos los veranos acudimos a reuniones o congresos tanto dentro como fuera de nuestras fronteras para debatir posibles soluciones de aprovechamiento y conservación de nuestras señas de identidad, para aprender, pero, sobre todo, para  promocionar nuestra vieja cuenca minera como destino turístico industrial y como espacio para la investigación. Del mismo modo, hemos propiciado la visita de expertos internacionales a Belmez y Peñarroya-Pueblonuevo para conocer su opinión sobre temas de Patrimonio Industrial que nos afectan directamente tal y como hicimos con el restaurador  de chimeneas  Frank Coornaert o el presidente de la Federación Europea de Asociaciones de Patrimonio Industrial, Adriaan Linters. 

Logotipo de la Federación Europea de Asociaciones
 de Patrimonio Industrial



Este  trabajo sordo ha  comenzado a dar los primeros resultados. Así, tras la visita realizada en el mes de Septiembre por éste último a  las II Jornadas de Patrimonio Industrial organizadas por nuestra entidad con motivo de la concesión de la etiqueta industriana al proyecto de rehabilitación de la chimenea de la fábrica de papel, el consejo de E FAITH (Federación Europea de Asociaciones de Patrimonio Industrial) nos comunicó que  Peñarroya-Pueblonuevo y Belmez estaban entre las ciudades candidatas para celebrar  un evento internacional  de envergadura relacionado con el Patrimonio Industrial y la minería.

Finalmente, la candidatura de ambos municipios fue seleccionada como sede del II Congreso Internacional de minería de esta potente organización de Patrimonio Industrial. Los alcaldes de los municipios implicados, José Ignacio Expósito y José Porras, se han mostrado muy interesados desde el principio por traer este evento a nuestra zona, realizando todas las gestiones necesarias y dando respuesta a todas las  exigencias de E FAITH para concurrir con las máximas garantías, razón por la cual expresamos públicamente nuestro agradecimiento.

Adriaan Linters en Peñarroya-Pueblonuevo  concediendo la 
etiqueta Industriana el pasado mes de Septiembre 
a nuestro proyecto de restauración de la chimenea de la fábrica
de papel

El mencionado Congreso se celebrará el fin de semana del 27 al 29 de Septiembre de 2019. A ella está previsto que acudan  30  expertos en Patrimonio Industrial y minero de diferentes países de la UE, así como una nutrido grupo de expertos españoles, que estimamos que sea entre 10 y 15.

Nuestro colectivo contribuirá al mismo  no sólo en calidad de coorganizador sino  aportando ponentes como Francisco José Aute.

Aclaramos igualmente, en este sentido, que este evento tiene un  presupuesto cercano a los 20.000 Euros de los que E FAITH y los ponentes asumirán el 90% , siendo sufragado por los respectivos consistorios un 5%. Con este dato queremos significar que el congreso es extraordinariamente barato en relación a los beneficios publicitarios y económicos que va a reportar  a la cuenca minera .
Los Cercos Industriales y nuestra chimenea también serán protagonistas
  en el II Congreso Internacional. Están incluidos en el programa de visitas

Poco a poco y a pesar del evidente mal estado de conservación en que se encuentran muchos de nuestros monumentos de carácter industrial estamos consiguiendo que nuestra comarca sea un referente internacional  en esta materia. Este hecho debe hacernos sentir orgullosos y pone de manifiesto, una vez más, que es la perseverancia y el trabajo de nuestra gente   y no  la habilidad de nuestro líderes públicos exclusivamente  es lo que nos hace avanzar.
Por otra parte, también es cierto de que la Cuenca del Guadiato, por su importancia en la minería nacional desde un punto de vista histórico, ya merecía acoger un evento de estas características. Por lo  por tanto, también lo hacemos extensivo a E FAITH y a su Presidente, Adriaan Linters,  por ubicar en el mapa del Patrimonio minero europeo a nuestras localidades. 

Si estás interesado/a en participar como ponente, puedes informarte  en el enlace  expuesto a líneas abajo. Está abierto el plazo de recepción de  documentación (call for papers).Al mismo tiempo, si deseas asistir a las conferencias también puedes inscribirte en:

miningheritage.org/

Las hojas de inscripción podéis descargarlas en este enlace:

http://www.miningheritage.org/en/European-mining-heritage-weekend-2019
El idioma oficial de las jornadas será el inglés, aunque se aceptan ponencias redactadas en cualquier otro. 
En las próximas semanas publicaremos el enlace en español.
Otro gran paso que damos juntos hacia el respeto y la puesta en valor de nuestras señas de identidad ¡Enhorabuena a todos!

¡Sigue leyendo esta entrada...!

jueves, 25 de abril de 2019

Exportando el modelo de La Maquinilla



Todas las capitales de provincia con la excepción de Ceuta, Melilla y las islas quieren un AVE, del mismo modo que los pueblos de la  España rural que en el siglo XIX tuvieron acceso a  un ferrocarril hoy clausurado quieren una vía verde. Sin embargo, también es cierto que no todo el mundo la tiene o la consigue.
Sólo  existen 27 caminos naturales construidos sobre un antiguo ferrocarril en nuestra Comunidad Autónoma, unos 580 kilómetros recuperados como vía verde de los más de 1.500 que dejaron de utilizarse en algún momento de la historia.
Y es que pertenecer a este selecto grupo de municipios con una vía verde a veces resulta difícil por causas relacionadas con el  desconocimiento de las clases dirigentes,  una ineficaz gestión del suelo público,  la inexistencia de una sociedad civil organizada o, simplemente, a una mezcla  condiciones y circunstancias singulares de cada municipio y que impiden la concreción del proyecto.
En cualquier caso,  nuestro movimiento asociativo y reciente  éxito de nuestro trabajo en la Vía Verde del Guadiato ha servido  de inspiración a conciudadanos de otras localidades andaluzas con las mismas inquietudes o, al menos, les infunde esperanzas en la reclamación de sus necesidades ecoturísticas.
Tal es el caso de ACUFER, Asociación Cultural Utrerana Ferroviaria, colectivo fundado en 2015 con una perspectiva mucho más amplia que la nuestra, pero que también apuesta por la reconversión en ruta cultural de algunos de sus antiguos trazados ferroviarios toda vez que no se pudieron mantener activos al tráfico. Este es el caso de la línea Utrera-Morón, construida por The Utrera and Morón Railway en 1867 y cerrada 100 años después. 

No hay recetas, solo trabajo
Si nosotros lo hemos conseguido, nuestros amigos utreranos
 también lo lograrán
De modo que  hemos tenido el gusto de ser invitados para acompañarles en sus jornadas anuales organizadas para conmemorar el día mundial de la bicicleta, con el fin de poder  explicarles el proceso de construcción de nuestra vía verde, las  dificultades que tuvimos que vencer, nuestros problemas, que fueron muchos, además de la metodología que nos encaminó a conseguirla. En definitiva, contarles nuestra compleja  historia colectiva en el mundo de las vías verdes  de la manera más sencilla posible para que puedan aprovechar parte de nuestra experiencia en la consecución de sus propios objetivos.
Tales jornadas están divididas en dos. La primera, que se desarrolla hoy,  es una mesa redonda a la que participan como ponentes Carmen Aycart, exgerente el plan nacional del vías verdes, Inés Durán Montero, Presidenta de la Fundación Patrimonio Industrial en Andalucía y Gloria Rivero Lamela, arquitecta y profesora titular de la facultad de Arquitectura de la Universidad de Sevilla, analizando desde diferentes ópticas, la ecoturística, la histórica y la arquitectónica, la línea Utrera-Morón.
La segunda jornada, que se celebra el sábado, intervendremos nosotros aportando el enfoque de la participación ciudadana, realizando una excursión en autobús a los puntos más relevantes de esta histórica línea, pionera en la creación del primer eje ferroviario transversal de nuestra comunidad autónoma.
Todos sabemos que cada sociedad tiene que encontrar su propio camino hacia la construcción  de su vía verde y que nuestro modelo no  es una receta o una panacea para solucionar los problema de otros. Sin embargo, si puede servir como testimonio vivo  de que  la gente corriente cuando se compromete con tenacidad, constancia y, sobre todo, paciencia, puede conseguir la meta que se proponga.



¡Sigue leyendo esta entrada...!

lunes, 22 de abril de 2019

Primeras inversiones para el cumplimiento de una aspiración histórica

Vía Verde del Guadiato cerca de Cortijo Nevado
punto del trazado ferroviario Peñarroya-Puertollano
 adonde llegará la actuación de Diputación de Córdoba

No hay nada más que guste a un ciudadano corriente que lo que se prometa se cumpla. Del mismo modo, tampoco es tan fácil como pensamos. Para que lo previsto se haga realidad tienen que darse numerosas condiciones  que no dependen solamente de las ganas de trabajar o de la inteligencia de quienes gestionan el proyecto, sino del capricho o la rutina  de altas administraciones, con sus propios códigos, procedimientos y contradicciones.

Durante los ocho años, si, ocho, que ha durado el proceso reivindicativo de construcción de la vía verde del Guadiato tras el ominoso abandono del proyecto por parte de la Mancomunidad de Municipios, hemos dedicado la mayor parte del tiempo, además de a quejarnos, a  eso que no se ve, que no es otra cosa que  tratar de dar respuesta a los obstáculos que nos proponía el complejo mecanismo institucional y ferroviario en forma de exigencias legales, económicas, técnicas, políticas y de gestión.

En ocasiones, estas exigencias han puesto a prueba la capacidad técnica del  Ayuntamiento de Belmez  y la paciencia  de sus líderes públicos.


Uno de los tramos de trinchera de la Vía Verde del Guadiato
que serán recuperados por Diputación de Córdoba en 
los próximos meses

Ilusiones de corto alcance y grandes decepciones han jalonado este camino que ha llevado a la comarca al cumplimiento de esta vieja demanda social de nuestra comarca. Lógicamente, al ciudadano corriente, que vive inmerso en la moda actual de encontrar soluciones sencillas a problemas complejos  esto le da  igual. Sin embargo, todo aquel que haya seguido este proceso con un mínimo de interés   sabrá que el asunto de la vía verde del Guadiato ha sido un pequeño milagro.

La semana pasada, el Ayuntamiento de Belmez informó a los medios de comunicación que Diputación de Córdoba  acaba  de licitar las obras  de adecuación  de varios kilómetros del trazado ferroviario Peñarroya-Puertollano  a su paso por  su término municipal. Esta actuación es el primer paso de los muchos que se darán en los próximos meses para conectar la Vía Verde de La Maquinilla con la Vía Verde de La Minería. En total se invertirán 40.000 Euros que servirán para enlazar La Maquinilla con el paraje conocido como "Cortijo Nevado".

El objetivo es alcanzar en dos años el Cortijo del Niño José, punto del trazado en el que se prevé que comiencen  las obras del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) hasta la Vía Verde de La Minería con  una inversión cercana al medio millón de Euros.

Una caseta guardavía en  Cámaras Altas
punto  de actuación del MAPA

Las obras de Diputación  permitirán resolver técnicamente la parte más sencilla del trazado, que incluye  la recuperación de un viaducto y varios  tramos con taludes de hasta   cuatro metros de  altura.
Los fondos empleados en esta actuación corresponden al PFEA,  siendo  inaugurado  hace un mes con   labores desbroce en la zona en la que posteriormente va a actuar maquinaria pesada.

Vivimos tiempos de elecciones y en breve tendremos que escuchar promesas de la boca de nuestros líderes públicos que puede que no se cumplan en un primer momento cuando lleguen al gobierno. No les culpen por ello y  tengan paciencia ya que a  veces tampoco depende de ellos la voluntad de hacerlas realidad, sino de entidades superiores con un poder mucho mayor que nuestros Ayuntamientos y un ritmo de trabajo lento debido a su elevado  tamaño. La vía verde nos ha enseñado que las cosas no se logran de la noche a la mañana y que los  proyectos que benefician a muchos de nuestros vecinos requieren de gestores y equipos de gobierno muy comprometidos con una causa, a veces, durante años.
El tramo de la fotografía será ejecutado por el área de medio ambiente
de Diputación de Córdoba en el próximo año

Nosotros en este sentido sólo podemos manifestar que  hemos tenido la suerte de haberlos encontrado. 
El proyecto de recuperación de la Vía Verde del Guadiato lógicamente no es ni será  perfecto ,pero si será el mejor proyecto posible. Y es que un cuarto de siglo de abandono de una infraestructura produce cambios en la titularidad de terrenos  y en aspectos físicos, algunos de ellos irreversibles que necesariamente han de afectar a la continuidad y la calidad del camino natural. De modo que si tienen que buscar responsables de tales problemas, les pedimos, por favor, que  no lo hagan  entre los técnicos o en los gestores presentes y/o recientes, sino  entre los líderes que entre 1996 y 2008 no hicieron nada por desarrollar este proyecto  cuando disponían de más y mejores medios que los actuales. 

¡Enhorabuena a todos! Ahora si que si, podremos vernos  en la Vía Verde del Guadiato.


Enlaces relacionados:

https://cordopolis.es/2019/04/18/del-carbon-al-cicloturista-la-cuarta-via-verde-mas-larga-de-andalucia-unira-al-guadiato-con-los-pedroches/


¡Sigue leyendo esta entrada...!

domingo, 14 de abril de 2019

Sembrando futuro



Sabemos por las vías verdes que existen desde mucho antes que la nuestra que el proyecto de Vía Verde del Guadiato estará eternamente inacabado. Siempre hay o habrá algo que hacer o que mejorar en esta infraestructura, ya sea en forma de ampliación, en forma de rehabilitación del Patrimonio Industrial o ferroviario circundante o promocionándola para que aumente el número de visitantes.

La amplitud y la duración del proyecto, lejos de desmoralizar a los que aquí vivimos debe ser entendida  como una oportunidad para estar unidos en el tiempo y también nos impone la necesidad de transmitir lo realizado a las nuevas generaciones.

La vida de la vía verde es infinita. No existe ningún motivo para pensar que tal camino no estará allí dentro de otros 100 años, llegando a superar, incluso la longevidad del ferrocarril ubicado previamente. Sin embargo, la nuestra, si.

Es por ello que se hace obligatorio por parte de los adultos que hoy gestionamos la vía verde desde cualquier tipo de institución o asociaciones encontrar fórmulas de participación de los más jóvenes y niños en la conservación de este monumento.


El IES José Alcántara de Belmez, como impulsor permanente del proyecto, siempre lo han tenido claro. Por ello desarrollan actividades periódicamente en la vía verde para transmitir numerosos valores como la sostenibilidad, el cuidado del medio ambiente, el conocimiento de la historia del Valle del Guadiato o los hábitos de vida saludables, pero, sobre todo, para convertir a estos futuros ciudadanos en nuevos voluntarios que sigan liderando  la mejora de la vía verde en el futuro.

Así, en este curso académico, el pasado 12 de Abril organizó  una plantación de árboles en la vía verde de La Maquinilla.  25 alumnos de 1º ESO plantaron 25 ejemplares de casuarina y algarrobo donadas por el área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Belmez entre los kilómetros 0 y 0,6. Protección Civil de Belmez aportó su vehículo para el transporte.

Para algunos, este evento puede ser calificado como más de lo mismo, en tanto, que este Centro Educativo ha realizado otras. Para la Asociación La Maquinilla representa un nuevo paso hacia la creación de un hábitat en un espacio que antiguamente estaba degradado por años de actividad minera y la esperanza de que alguno de estos chavales entienda esta infraestructura como propia y se decida a trabajar por su conservación. 



En definitiva, la creación en nuestros hijos de un vínculo con su territorio, responsabilizar y empoderar a los futuros seres que poblarán esta tierra es, probablemente la parte más importante del trabajo que realizan profesores y sociedad civil, en tanto que es el único medio para que salgamos adelante en el futuro.

Desde este medio de comunicación felicitamos al IES José Alcántara por su permanente apoyo al proyecto de Vía Verde del Guadiato, por la creación de una cultura del civismo y la participación ciudadana en el alumnado  y al Ayuntamiento de Belmez por colaborar como un padre más en la educación patrimonial de nuestros hijos.

¡Sigue leyendo esta entrada...!

jueves, 11 de abril de 2019

150 AÑOS DE FERROCARRIL EN BELMEZ – EL LIBRO

Uno de los objetivos que nos proponíamos cuando creamos nuestra asociación era el de promover el conocimiento de todo lo relacionado con la minería, la industria y los ferrocarriles de esta cuenca, y qué mejor que publicando libros sobre ello.
Hace un año, por estas fechas, anunciábamos una serie de actividades conmemorativas de los 150 años de la llegada del ferrocarril a la cuenca del Guadiato, que culminan ahora con la publicación del libro “150 años de ferrocarril en Belmez”, con el que se pretende hacer un repaso de la historia de las cinco líneas férreas que recorrieron la comarca.
En los últimos años se han publicados libros que tratan de cada una de ellas, pero esta obra pretende añadir más información y datos que quedaron fuera de esos libros.

Para llevar carbón a los centros de consumo, en 1868 se abrió la línea de Almorchón a Belmez y cinco años después la de Belmez a Córdoba.
Por la necesidad de transportar el carbón desde las minas a los lavaderos y estaciones se construyó en 1887 el ferrocarril minero a Santa Elisa, origen del que años después se conocería como La Maquinilla, desde Cabeza de Vaca, en Belmez, hasta El Porvenir de la Industria, en Fuente Obejuna, pasando por el Cerco Industrial de Peñarroya.
En 1895, la SMMP construyó la línea de vía estrecha desde Fuente del Arco, para el suministro de mineral de plomo a la Fundición de Peñarroya. Al mismo tiempo esta sociedad construía una línea de Puertollano hasta San Quintín, por lo que se propuso la unión de Puertollano con Peñarroya con un ferrocarril de ancho métrico, lo que se consiguió finalmente en 1927.
El ferrocarril en sí mismo y las relaciones entre las compañías propietarias (SMMP, MZA y Ferrocarriles Andaluces) influyeron decisivamente en la economía y la sociedad de la cuenca minera durante décadas, dedicando este libro varios capítulos tanto a las vicisitudes surgidas en la construcción de las líneas, como a diversos aspectos directamente relacionados con el ferrocarril en sus primeros años: relaciones económicas, urbanismo, comunicaciones, política, movimiento obrero, etc.

Una de las novedades del libro: Ofrecer en color imágenes que hasta ahora solo se conocían en blanco y negro
Como no puede ser de otro modo, también se ocupa de describir cómo evolucionaron los viajes en tren a lo largo de estos 150 años, con numerosos testimonios de sus usuarios, analizando los recorridos, los tiempos que se invertían en estos viajes, los trenes utilizados y las tribulaciones de los viajeros.
La nacionalización de las líneas supuso un cambió en la gestión de las líneas y una relativa mejora en los trenes, pero no acabó con los problemas que tenían desde hacía años, dedicándose varios capítulos a repasar esta evolución en la segunda mitad del siglo XX y la decadencia del transporte por ferrocarril.
Un capítulo se dedica exclusivamente a las estaciones y casetas. Otro, al transporte por carretera, su evolución y su relación con el transporte ferroviario. Y otro, al uso que en esta comarca se dio al ferrocarril durante la sublevación cantonalista de 1873, la Primera Guerra Mundial y la Guerra Civil.   
Aspectos tan variados como el ocio (ferias, fútbol, toros, etc.), el comercio de todo tipo de productos y la sanidad, también tienen sus correspondientes apartados, sin olvidar el transporte de productos agrícolas y ganaderos.
Por último, se explica el cómo y el porqué del cierre de estos ferrocarriles y el uso final de la línea Almorchón-Belmez-Córdoba como tren del carbón.
En sus casi doscientas páginas se recopilan más de trescientas fotografías y documentos que, sin duda, hacen muy didáctico su contenido y más apetecible su lectura.  

¡Sigue leyendo esta entrada...!

jueves, 4 de abril de 2019

POR EL TREN DEL ACEITE

Como ya anunciamos, el pasado 23 de marzo se celebró el V Encuentro de la Asociación Cordobesa de Amigos del Ferrocarril (ACAF), que este año se dedicó al ferrocarril de Linares a Puente Genil, conocido como el Tren del Aceite.
Ciertamente, la jornada no pudo resultar más satisfactoria, porque, además de visitar edificios e instalaciones del ferrocarril, el viaje discurrió a lo largo de la Vía Verde, por la que pudimos pasear durante algunos kilómetros.
Estación de Puente Genil
Saliendo de la Estación de Córdoba, la primera parada fue en la estación de Puente Genil, donde se nos obsequió con una publicación referida a la exposición conmemorativa de los 150 años de ferrocarril en esta localidad.  
Desde allí fuimos recorriendo, con parada en todas ellas, las estaciones de Campo Real, Navas del Serpillar, Lucena y Cabra, donde su Ayuntamiento tuvo la deferencia de mostrarnos el museo del ferrocarril y centro de interpretación de la Vía Verde, ya cerrado al público. Desgraciadamente, existe un proyecto de desmantelar este coqueto museo para convertirlo en albergue, por lo que posiblemente hayamos sido unos de sus últimos visitantes.   
Cabra: Museo y Centro de interpretación del Tren del Aceite
Después de la estación de Cabra tocó hacer sendos paseos, el primero para llegar hasta el impresionante Viaducto de la Sima, y el segundo para recorrer el curioso túnel del Plantío.
La comida fue en Doña Mencía y, tras ella, fue el turno de exponer la historia de este ferrocarril, iniciándose un ameno debate entre los asistentes, que hubiera podido durar varias horas de no ser por la premura de tiempo y porque la tarde todavía reservaba algunas visitas más: La estación de Doña Mencía, el elegante viaducto de Zuheros y la estación de Luque.
Con una vista del lugar que ocupaba la estación de Baena iniciamos el regreso hasta Córdoba.
Vía Verde en la estación de Doña Mencía
Con todo, lo mejor fue reunirnos con amigos y conocidos. Álvaro, Presidente de la ACAF, volvió a sorprendernos con la magnífica organización de la jornada, casi milimetrada en todo lo que se refiere a visitas y actos.
Tuvimos también ocasión de conocer a dos ferroviarios que vinieron desde lejos para recordar sus largas jornadas de trabajo por esta línea: Manuel, fogonero de las locomotoras 130, y Santiago, maquinista de las célebres Littorinas y ALCO 1300, que tan buen resultado dieron en esta línea. A lo largo de toda la jornada nos estuvieron deleitando con sus experiencias con estas locomotoras y con sus conocimientos como ferroviarios.  
Charla y tertulia sobre el Tren del Aceite 
Por último, también hay que referirse a Carmen, que ya nos visitó en Peñarroya el pasado verano para colaborar en el proyecto de rehabilitación de la chimenea de la Papelera. Entusiasta del ferrocarril y del patrimonio industrial, vino desde Madrid para participar en esta jornada, prometiéndonos que no tardará en volver a visitarnos.
En definitiva, que el esfuerzo de los organizadores mereció la pena, pues el V Encuentro cumplió sobradamente las expectativas que pusimos en él, por lo que solo queda animar a Álvaro a que se ponga a organizar desde ya el VI Encuentro. A ver con qué nos sorprende.
Accediendo al viaducto de Zuheros


¡Sigue leyendo esta entrada...!

miércoles, 27 de marzo de 2019

Raíces a 2.000 kilómetros


Francis Rousillon y su esposa, Jaqueline
posando delante de la chimenea de la fábrica de papel
junto a María Dueñas y Minerva Solana
Resulta frecuente escuchar en los ciudadanos de  la comarca y especialmente en los Peñarroya-Pueblonuevo voces que hablan sobre   lo bien que vivieron  aquellos antepasados cercanos en el tiempo teniendo junto a sus casas minas y fábricas generadoras  bienestar, bienestar que mirado con la perspectiva de la época actual  y la de los derechos sociales  que hemos conquistado no lo era tanto.
Y es que, de algún modo, todos nos dejamos llevar  a veces por esa ensoñación nostálgica de que todo tiempo pasado fue mejor. Somos enemigos del cambio que nos ofrece el  presente, lleno de incertidumbres, y preferimos quedarnos en la zona de confort del pasado, que  siempre sale ganador, porque es inmutable y, por supuesto, predecible. Además, podemos adornarlo  como queramos y adaptarlo a nuestros intereses, que no está nada mal para un recuerdo ¿no?
Lo que jamás imaginamos, es que esta isla de progreso que fue Peñarroya-Pueblonuevo en una Andalucía atrasada y pobre, también pudiera marcar la existencia  los ingenieros franceses  los descendientes que trabajaron aquí. No podemos obviar que estos profesionales residían en París o  en la otrora importante región industrial de Lille y Lens, cuando no en ciudades cosmopolitas como Roubaix, capital mundial del tejido de aquellos tiempos, es decir, en sociedades mucho más adelantadas que la creada aquí, en un entorno rural, además de contaminado, y a 2000 kilómetros de su hogar.
Tampoco podemos negar  que esta renuncia también tenía como contrapartidas muchas otras ventajas como era disfrutar de un buen sueldo, disponer de una gran vivienda con todas las comodidades de la época, tener 200 días de sol al año, un sol  que ya empezaba a ser apreciado por la clases pudientes  extranjeras desde principios del siglo XX y el exotismo de conocer nuevas culturas a precio de saldo.
Bien sea por un motivo u otro, lo cierto es que  es relativamente frecuente recibir la visita de los herederos  del personal técnico que dirigió las industrias de la Sociedad Minera y Metalúrgica de Peñarroya a la búsqueda de unas raíces que se encuentran nada más y nada menos que a 2.000 kilómetros de su casa.
Justo en el centro y  sentado, Hilario Huguenot

El penúltimo heredero  de los tiempos del imperio, si se puede llamar así, que se ha dejado caer por aquí ha sido Francis Rousillon, nieto del que fuera director de la Papelera y la Yutera,  Hilario Huguenot.
Fue una visita fugaz, que apenas ha durado un fin de semana, pero que le sirvió para reencontrarse 60 años después de su partida con la casa en la que vivió y las viejas fábricas por las que él corría  y jugaba con su abuelo, mientras su padre trabajaba en una finca de la campiña cordobesa.
Entre sus lugares a conocer  no podía faltar, lógicamente la chimenea de la fábrica de papel, en fase de restauración. Acompañado de Minerva Solana, María Dueñas y su familia, como artífices de la visita, así como de Eugenio López, estuvieron haciendo preguntas sobre el pasado de la fábrica y tratando de recordar alguna peripecia personal en  los años 60.
Y es que sea cual sea el país del que procedamos y hayamos lo que hayamos hecho, la patria  en la que todos nos encontramos y en la que hablamos un mismo idioma es nuestra niñez.
En cualquier caso y sean cuales sean los motivos que traen a esta noble y educada gente, lo cierto es que muy bonito para este municipio comprobar  que siguen vivos los vínculos afectivos con nuestro poderoso y en otro tiempo colonizador vecino. Bien es cierto que se llevaron nuestras riquezas, pero es igualmente cierto que  crearon un imperio en un erial, un imperio del que nos beneficiamos durante más de 100 años.
De modo que, bienvenido Monsieur Rousillón y bienvenidos sean todos los franceses que con su esfuerzo  y  trabajo contribuyeron a construir el municipio que somos, el municipio que tenemos. 

¡Sigue leyendo esta entrada...!