miércoles, 30 de julio de 2014

Paisajes Intervenidos: una forma diferente de mirar hacia nuestro patrimonio

De cine
Germán Carrasco

Hace unos meses, durante una de las rutas que organizamos en la Vía Verde de La Maquinilla tuve el placer de  conocer al profesor de Filosofía Antonio Martín Flores. Aunque es natural de Marchena, este docente ha comenzado a echar raíces en Peñarroya-Pueblonuevo. No en vano vive aquí con toda su familia y confiesa que se considera uno más en esta población del Guadiato. Desde hace tres años  lleva desarrollando una productiva e intensa labor pedagógica en su Centro de referencia, el IES Florencio Pintado, que  le ha llevado a organizar  proyectos tan innovadores como el de " Jóvenes Persona-libro" junto a nuestra compañera de asociación y también profesora María Catalá.

Incansable al desaliento, en su ambición de motivar al alumnado a través de propuestas de trabajo   atractivas y  con la firme pretensión de ampliar los horizontes educativos más allá de las aulas, Antonio ha puesto en marcha durante el curso pasado una nueva iniciativa llamada "Paisajes Intervenidos", en el que se propone a los alumnos reinterpretar los  paisajes de su entorno próximo con una significación especial por medio de la transformación de fotografías.

Ha sido curioso cómo los adolescentes que han participado en este proyecto han elegido como fuente de inspiración el Cerco Industrial de Peñarroya, lo cual demuestra, por una parte,  el enorme simbolismo que encierra este monumento en peligro de extinción para  la gente joven de esta localidad y, por otro lado, que la sabia nueva de la problación comienza a contemplar a su patrimonio  con una mirada fresca, desprovista ya del dolor por la pérdida, en contraste con la de los antepasados que vivieron su declive. Una mirada necesaria para comenzar a reconstruir la memoria de este municipio de una manera justa y sana.

El resultado, como podrán observar a continuación es sugerente y espectacular.

Por nuestra parte quisiéramos  romper una lanza en favor del profesorado andaluz tantas veces denostado por el público en general y por las administraciones. He aquí un ejemplo más y ya les hemos presentado unos cuantos,  de imaginación, profesionalidad, vocación y altruísmo de la docencia de la zona y que, por suerte para nuestros hijos, no es una excepción.

 A nivel particular, felicitar a Antonio por su excelente trabajo en su lucha para erradicar la pobreza cultural de la gente de esta localidad. Los jóvenes de este lugar  necesita un trabajo digno pero, por encima de todo,  modelos positivos como agua de Mayo.

Les dejo  el documento que nos ha enviado Antonio para que puedan comprender mejor el contenido y los objetivos del proyecto:
  


Como se dice en la página oficial de PNUMA: "El Día Mundial del Medio Ambiente (DMMA) es una de las herramientas principales de las Naciones Unidas para impulsar la sensibilización y acción por el medio ambiente en todo el mundo". Para ello, cada acción cuenta.

Desde el Aula de Filosofía, en la que desarrollo parte de mi actividad docente, proponemos realizar una actividad a partir de las visiones que desarrolla Claudia Quade Frau en sus PAISAJES INTERVENIDOS. La autora, que se inspira, conscientemente, en el realismo mágico de Gabriel García Márquez e Isabel Allende, nos invita a ver el paisaje de otra manera.

La actividad con el alumnado consiste en asumir la propuesta de Claudia Quade Frau, profundizar en su obra y realizar una lectura sobre el paisaje que nos rodea al modo que nos propone la autora de estos Paisajes Intervenidos. La concienciación sobre el medio ambiente la genera la creación de los poemas visuales.








Como vemos más arriba, el trabajo de la autora consiste en la manipulación de fotografías. Para ello, nos valdría cualquier programa de tratamiento de imágenes.
Sin embargo, y en consonancia con la efeméride que estamos tratando, creemos que es necesario tener en cuenta los siguientes aspectos:
       A ser posible la foto debe ser original. El alumnado debe buscar y fotografiar, no un paisaje cualquiera, sino uno propio y personal. Nuestro contacto con el medio es siempre responsabilidad nuestra.
       Decía Ortega y Gasset: "Donde está mí pupila no está otra: lo que de la realidad ve mi pupila no lo ve otra. Somos insustituibles, somos necesarios." Y por ello, el punto de vista de cada uno es tan importante cultivarlo en esta actividad fotográfica. El detalle en la fotografía es esencial para encontrar nuestro propio punto de vista.
       Una vez tomada la foto, deberá intervenir ese imagen paisajística y un buen modo de hacerlo sería manualmente. Pintando sobre la impresión fotográfica, o pegando mediante la técnica del collage otras imágenes que se mimeticen con naturalidad en la imagen original.
       El alumnado deberá retener en su retina el trabajo de Claudia Quade Frau, para que el resultado posea el mismo tono de realismo mágico que encontramos en nuestra autora.

La tarea del profesor debe partir de un contexto concreto: el mundo que le rodea, el medio ambiente en el que vive su alumnado. Por eso, nosotros, como ejemplo, proponemos partir del patrimonio industrial de Peñarroya-Pueblonuevo y ofrecemos fotografías propias para intervenir en los paisajes que conforman el conocido "CERCO INDUSTRIAL" de esta ciudad. El cerco es un emporio fabril sin parangón en Andalucía a comienzos del siglo XX. Actualmente está en ruinas y, sin embargo, es un signo identitario de la localidad, tanto en el plano urbanístico, social, económico, histórico, estético, como en el plano ecológico y paisajístico. Creemos, además, que forma parte del patrimonio inmaterial que define buena parte de la idiosincrasia de los peñarriblenses, por lo tanto, la intervención de estos paisajes conlleva una motivación extra que el alumnado ha sabido intervenir poniendo en juego todo lo anterior.

Antonio Mellado




Elisa Vigara

 Isabel Grueso

Nostalgia
Carmen Zafra




La Llave
Cristina Troncoso

Luz al final de túnel
¡Sigue leyendo esta entrada...!

lunes, 21 de julio de 2014

QUE ALGUIEN TOME NOTA

No me resisto a reproducir el artículo que hoy, 21 de julio, publica El Día de Córdoba, referido a la Vía Verde de la Subbética, el espejo en el que siempre nos estamos mirando en cuanto a las enormes posibilidades que ofrecen las vías verdes.
A ver si alguno de nuestro políticos o gestores van tomando nota.
El artículo dice así:
Una ruta que aún sorprende
La prestigiosa editorial 'Lonely Planet' incluye a la Vía Verde entre los 50 lugares de la 'Europa secreta' que el viajero no se puede perder

Es una evidencia que la Subbética cordobesa sirve de reclamo para atraer turistas nacionales e internacionales hacia la provincia. A los cordobeses, quizás el hecho de tenerla tan cerca hace considerar como cotidianos sus innumerables tesoros culturales, patrimoniales y naturales. Pero en ocasiones es sorprendente la trascendencia que puede alcanzar en el exterior este parque natural y los atractivos recursos que posee. Y es que, los que por aquí viven, se mueven constantemente por las entrañas de un geoparque de primera talla mundial, circulan con sus vehículos por conjuntos histórico-artísticos protegidos por las administraciones o incluso protagonizan largas caminatas o rutas en bicicleta por senderos que otrora sirvieron de vía férrea.
Vía Verde de la Subbética (foto de El Día de Córdoba)
Precisamente este último atractivo, la Vía Verde de la Subbética, ha despertado el interés de la prestigiosa editorial de guías de viaje Lonely Planet, al incluir al corredor natural dentro de los 50 lugares ocultos en la Europa secreta, que el viajero no puede perderse. Entre una recuperada sala de música del Este de Londres (Inglaterra) o una coqueta posada con vistas al Lago Ness (Escocia), se recomienda encarecidamente -y en el puesto 24 de la lista- una visita a los "bucólicos senderos" que ofrece este itinerario natural incardinado en el sur de la provincia.

En total son 40 páginas que encierran destinos idóneos para aquellos que gustan de tener siempre dispuesta la maleta y salir volando hacia cualquier punto del globo, ávidos de experiencias e incluso aventuras que otorguen algo más de sal a sus vidas. Pese a que el mercado de las guías de viaje convencionales no atraviesa por su mejor momento, al haber experimentado una brutal caída en ventas desde la irrupción en 2008 de portales digitales como Trip Advisor, la mirada hacia la provincia de Córdoba en esta última edición tiene una repercusión más global que nunca. Justo esta contingencia hizo que la cabecera fuera adquirida por la empresa NC2 Media, especializada en contenidos digitales y que ahora se ocupa de lanzar los contenidos en formato 2.0 para poder ser consumidos en cualquier soporte. Ya el pasado le hizo ocupar la vanguardia en su sector con ventas medias anuales de seis millones de ejemplares, traducidos a ocho idiomas.

Sin duda, una publicidad impagable que llevará las bondades de esta particular ruta hasta los confines del planeta. Y todo ello en una sola página, 17 líneas y una imagen de dos ciclistas observando la inconmensurable estampa de uno de los municipios por donde discurre la vía. "El pueblo blanco de Zuheros es un excelente lugar para detenerse durante el camino. Sin ruido, es la mejor manera de conocer la Andalucía rural", según Lonely Planet. Más que suficiente para que un ventrículo del corazón de Andalucía se cuele en la agenda de millares de viajeros. Es necesario, por tanto abrir los ojos que quizás algún lugareño se puede cruzar con alguno de ellos mientras, tableta en mano, deambulan por la zona con intención de conocer algunas de las maravillas que para los cordobeses son tan cotidianas.
¡Sigue leyendo esta entrada...!

jueves, 17 de julio de 2014

PASEOS GUIADOS POR LA VÍA VERDE


Una vez que la Fundación de los ferrocarriles Españoles ha reconocido oficialmente la Vía Verde de La Maquinilla, ha llegado el momento de que organicemos algunas actividades en torno a ella.
Como las cosas no están para tirar cohetes y por aquello de que por andar todavía no nos cobran impuestos ni tasas, además de ser una actividad saludable, con lo que ahorramos gastos médicos, hemos pensado salir a pasear por nuestra Vía Verde.
Si le añadimos un cierto contenido histórico, esto es, explicar el cómo y el porqué de nuestros ferrocarriles, minas e industrias, además estaremos haciendo cultura.
Y como creemos que ni los Ministerios de Fomento, Hacienda, Sanidad y Cultura, ni las respectivas Consejerías de la Junta de Andalucía nos van a poner muchas trabas por ello, a partir del martes 22 de julio empezaremos a hacer paseos guiados por La Maquinilla.
En principio planteamos salidas todos los martes y jueves entre el 22 de julio y el 15 de agosto, siendo los martes en sentido Belmez-Peñarroya y los jueves al contrario, Peñarroya-Belmez. Para evitar un poco “la caló” lo haremos a la caída de la tarde, a las 20,00 en el mes de julio y a las 19,30 en el mes de agosto, por lo que, tratándose de un recorrido de 7 kilómetros, el paseo acabará antes de que anochezca. Cierto es que conforme avance el verano y estudiemos otras opciones podremos ir adaptándonos a ello: algún paseo nocturno, ida y vuelta en bicicleta, salida en días diferentes, algún trayecto más corto para quienes no puedan hacer todo el recorrido, etc.
Como habrá que organizar de algún modo el regreso, creemos conveniente que quienes estén interesados contacten previamente con nosotros, bien mandándonos un correo electrónico o llamando previamente al 637 544 156 o al 957 580 706 (a este número sólo por las tardes).
Esperamos que la cosa resulte entretenida, que no se trata de andar como autómatas, sino de comentar y conocer nuestra Vía Verde, por lo que como puntos de salida y llegada hemos establecido dos lugares emblemáticos, la estación de Belmez-Ermita en Belmez y el Almacén Central, en el Cerco Industrial de Peñarroya, dos lugares con fácil aparcamiento en cuyas proximidades hay establecimientos donde tomar unas cocacolas o unas pepsis en plan tertulia tras el paseo.  
 

Insistimos en que, aunque trataremos de organizarlo, agradeceríamos que quienes puedan colaboren con el regreso, bien dejando previamente el coche en el lugar de llegada, quedando con alguien que los recoja, o que adapten el sentido Belmez-Peñarroya o Peñarroya-Belmez, como mejor les convenga.
Quede claro que las salidas van a ser puntuales, ya que de lo contrario se haría de noche antes de llegar, por lo que es conveniente no esperar a última hora para presentarse en el punto de encuentro.  
¡Sigue leyendo esta entrada...!

jueves, 10 de julio de 2014

Recuperando la memoria vegetal

Trasera del antiguo hospital de la SMMP (actual Centro de Salud)


Cuando hablamos de conservación histórica, pensamos en elementos materiales e inmateriales, pero nunca en aquello que tiene vida propia. Edificios civiles, edificios religiosos,  complejos fabriles, castilletes, castillos, canciones, usos, costumbres, tradiciones son incorporados a la colección eternamente inacabada e inabarcable de elementos de “eso” que todos hemos convenido en llamar cultura de una zona obviando en este proceso asimilador  elementos fundamentales como, por ejemplo, la vegetación. Si hay algún elemento vivo, después de los vecinos septuagenarios y octogenarios que puede representar a la belle epoque de la industria y la minería en la zona, ese es el pino australiano. Durante décadas en Peñarroya-Pueblonuevo, Belmez y sus alrededores era más normal  encontrar esta especie arbórea  que una encina o un olivo. Las empresas extranjeras, especialmente la Sociedad Minera y Metalúrgica de Peñarroya, entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX   plantaron de forma masiva este árbol en las proximidades de las minas e industrias por su rápido crecimiento y sus indudables ventajas desde el punto de vista de la entibación, enriquecimiento rápido de suelos degradados y como barrera contra  humos. 
 Fábrica de papel y de tejidos con el bosque de cauarinas al fondo
Foto FJ Aute


Casuarinas y eucaliptos se entremezclan en esta imagen del barrio francés de Peñarroya-Pueblonuevo

A lo largo del siglo XX esta industria y los pozos fueron desapareciendo, no así  los árboles, que permanecieron allí hasta los años 90 del siglo XX.  La expansión urbanística de los municipios  como consecuencia del puntual repunte  de población  y la nueva política de creación de polígonos industriales, unida a la ausencia de una política medioambiental en los Ayuntamientos propiciaron la tala impune de lo que fue el bosque de esta especie más importante del sur de España.  Si bien es cierto que se levantaron algunas voces   en favor de la repoblación de otras zonas aledañas con árboles equivalentes, estas no fueron escuchadas. Con aquellos árboles centenarios  se fue también parte de nuestra memoria colectiva. De los más de 300 árboles centenarios que existieron en su momento, actualmente, tan sólo sobrevive una pequeña  reserva  junto al antiguo hospital minero de la SMMP (Centro de Salud de) y otra hilera joven en su parque periurbano, además de algunos ejemplares aislados en viviendas francesas de Peñarroya-Pueblonuevo.
Uno de los 10 ejemplares de casuraina plantados por nuestra
 Asociacón en la Vía Verde de La Maquinilla el invierno pasado

En ese compromiso por la  preservación  de la memoria  en relación con la industria, los ferrocarriles y las minas del Guadiato, la Asociación La Maquinilla ha plantado 10 casuarinas en el trazado Verde próximo a  los pozos “Antolín” y “Arcadio” durante el último invierno. El objetivo es recuperar con el tiempo lo que es, o debería ser un símbolo vegetal de estos municipios. Al igual que sus abuelas y bisabuelas, las nuevas casuarinas se han adaptado bien al hábitat minero de la Vía Verde y se espera que pronto sean un elemento singular de su paisaje   gracias a los 30 metros de altura que potencialmente alcanzan en edad adulta.

 Peñarroya-Pueblonuevo
Casuarina centenaria en una antigua vivienda-jardín francesa

Con esta actuación, asimismo, pretendemos concienciar a la ciudadanía y  a nuestras autoridades sobre la conveniencia de su conservación de cara a generaciones futuras. Ahora que en Peñarroya-Pueblonuevo  se está elaborando un reglamento sobre uso y respeto hacia bienes inmuebles con carácter histórico,  tal vez sería oportuno incluir estos árboles o grupos de árboles en el listado de elementos protegidos, como testigos únicos y excepcionales de aquella industrialización, también única y excepcional, que todo hay que decirlo.
No estamos planteando ningún sinsentido. Algunas ciudades de España regulan el uso de determinados ecosistemas en de su interior y castigan  a quienes perpetran algún daño  o perjuicio en ellos.   El ejemplo más claro lo encontramos en la ciudad de Elche y su palmeral milenario.


Al igual que ocurre con el nivel de conservación de los edificios históricos, la importancia que se concede a la protección de las especies arbóreas especiales  también son un rasgo de las sociedades culturalmente avanzadas. Nuestra actitud hacia estos árboles indefensos y elegantes también determinará qué somos ahora y qué pretendemos ser en el futuro. Nuestros árboles también son patrimonio.
¡Sigue leyendo esta entrada...!