jueves, 28 de mayo de 2020

Minas Horcajo: una nueva pieza para nuestro puzle histórico



Es un hecho que la historia de la industria, la minería y los ferrocarriles de nuestra zona está de moda. Si este calificativo no gusta podemos decir que en el último lustro se ha despertado un interés inusitado de los investigadores o simples ciudadanos por contar lo que saben tras sus indagaciones a través de libros de una calidad que va desde lo lamentable hasta lo excelso. No obstante, a todos les hemos agradecido el esfuerzo de divulgación que no siempre se ve recompensado con una buena crítica o con la compra de los mismos.

El sumatorio de estas obras ofrece a quien se quiere acercar al pasado de nuestros pueblos una gran cantidad de instrumentos de consulta que hasta hace muy poco tiempo eran impensables. En cualquier caso y por encima de lo anterior el mayor valor de este cambio de tendencia   permiten llenar y conectar esas lagunas de conocimiento que sin duda tenemos todavía quienes gustamos de saber de dónde venimos y por qué somos  como somos.

De este modo, si hace apenas un mes hablábamos en este medio de comunicación sobre la publicación  de un simpático libro sobre los restos de los ferrocarriles que circularon por el Valle del Guadiato en el día de hoy volvemos a hablar de una nueva publicación que hace referencia a lugares inhóspitos del entorno cercano que tuvieron relación con nuestra comarca.

Aunque la presentación de la misma  ha  sido aplazada sin fecha por razones sanitarias, ya se encuentra a la venta en internet el libro titulado “Minas del Horcajo. La aldea olvidada”, del investigador puertollanense  José Félix Fernández Mejías.

Pozo Argentino de Minas del Horcajo, delante de la aldea 
Fuente: recuerdo de la Mina del Horcajo


Para los jóvenes o adultos   que se estén iniciando en este mundillo quizá no les suene el nombre de la aldea remota a la que hace referencia el libro. Sin embargo, es posible que hayan oído hablar a través a sus abuelos de la finca de La Garganta y de su agua de gran calidad, del ferrocarril de vía estrecha que en dirección a Puertollano  atravesaba un viaducto inmenso  o que los ingenieros de al SMMP  pasaban  allí con sus familias  sus días de  descanso. En alguna ocasión en este blog hemos aludido a esta parte de la geografía ciudadrealeña con ánimo divulgativo.

Todos estos  puntos tan relacionados con la vida de nuestros antepasados no tendrían  sentido sin  esta aldea hoy  diminuta pero que hace un siglo era un hervidero, o mejor expresado, sin las minas de plomo argentífero que dieron lugar a la Aldea del Horcajo.

Estas explotaciones y la finca de La Garganta que la incluye fueron adquiridas por la Sociedad Minera y Metalúrgica de Peñarroya en 1904 durante la década dorada de esta compañía, cuando se adueñó de la mayoría de los activos mineros rentables del norte de Córdoba, sur de Badajoz y sur de Ciudad Real. Posteriormente, la finca fue vendida en 1963  tras el último intento fallido de explotación del filón.  

Hoy en día, la aldea sólo tiene acceso por un camino público que parte desde la población de Conquista  atravesando la blindada finca de la Garganta por el sur o  a través del túnel de un kilómetro del ferrocarril de la antigua vía estrecha, por el norte. Bueno, también se puede acceder por AVE, ya que la vía pasa a 100 metros del casco urbano de la misma, aunque no para.

Pero volviendo al libro, que es el tema que nos ocupa en esta entrada, podemos comentar que cuenta con  240 páginas, que se encuentra profusamente ilustrado y que, sobre todo, tiene un hilo argumental muy bien hilvanado  que se apoya además sobre una vasta documentación tanto histórica como científica.
Palacete de la SMMP en La Garganta.
Foto José Antonio Torquemada


El autor, José Félix Fernández Megías, explica de manera  sencilla y didáctica algo tan complejo como es el funcionamiento de una mina de plomo vanguardista de aquellos tiempos  con esquemas, gráficos y planos de producción propia que se ven reforzados por fantásticas fotografías, alguna de ellas auténticas joyas del género. Ello no impide dedicar muchas páginas a la vida cotidiana de la aldea, las dificultades de una familia minera horcajiana y sin olvidar la dureza del trabajo infantil.

En buena lógica, una parte del libro hace referencia a la SMMP, si bien en nuestro egoísmo  echamos  de menos algo más de profundidad en algunos aspectos de la huella francesa en la aldea y en la finca que la contiene  así como sus consecuencias desde el punto de vista social y/o industrial en el norte de Córdoba.

En cualquier caso, es  un trabajo  de nivel y muy recomendable tanto para aficionados a la historia del Guadiato  como para expertos en minería metálica en general. Además, tiene un precio asequible, pudiendo comprarse por 14 Euros (gastos de envío incluidos) en  la web de Ediciones Puertollano.

Nuestra más sincera enhorabuena por el tema elegido al autor, por haber puesto una  pieza más al  puzle de nuestra historia y, sobre todo, por visibilizar un importante  lugar de la memoria del trabajo que estaba destinado al olvido, como muy bien expone en su título.


¡Sigue leyendo esta entrada...!

lunes, 6 de abril de 2020

Volveremos a salir: las vías verdes te esperan afuera



La Vía Verde del Guadiato y Los Pedroches está esperándote





Transcribimos el mensaje de Carmen Aycart Luengo, gerente del Plan Nacional de Vías Verdes durante más de 20 años y buena amiga de nuestro colectivo.

Estimados amigos:

Son tiempos muy difíciles, confío en que tod@ estéis bien, lo mejor posible…

La parálisis de nuestra vida cotidiana puede convertirse en una oportunidad para pensar en el futuro, para imaginar y planear qué queremos hacer cuando esta pesadilla termine.
La naturaleza sigue reviviendo como cada primavera y nos aguarda con sus magníficos paisajes y con un aire más puro que nunca para cuando este confinamiento acabe.
Entonces podremos salir a disfrutarlo.
Ahora, ya, podemos soñar con ello, en estos momentos puede resultar un estímulo para resistir el día a día.

Muchos nos ilusionamos ya con pasear, pedalear o correr pronto por alguna de las 27 Vías Verdes de Andalucía.
Aguardamos impacientes volver a disfrutar de los 600 km de vías verdes que atraviesan Andalucía (2.800 km hay en toda España).

Un verdadero paraíso para niños, jóvenes y mayores, un recurso inclusivo para personas con discapacidad.
Que nos permite transitar por donde antaño circulaban los trenes, parando como ellos en antiguas estaciones ahora convertidas en hoteles con encanto, restaurantes, puntos de alquiler de bicis, pequeños museos...
Recorridos espectaculares, jalonados de túneles que nos adentran en montañas y viaductos que nos hacen volar sobre valles y ríos.
Un placer para los sentidos que todos, sin excepción, podemos disfrutar, caminando, en bici, en sillas de ruedas, con carritos de bebés…
Un lujo que tod@s tendremos a nuestro alcance cuando acabe el confinamiento.

Aún hay muchas personas que no conocen que disponemos de estos antiguos trazados de ferrocarril reconvertidos en itinerarios accesibles, seguros y atractivos para recorrer los rincones más bellos de nuestro entorno natural.

¿Nos ayudáis a dar a conocer estos mágicos recorridos a todos los ciudadanos?.

Muchos pequeños empresarios y trabajadores turísticos del mundo rural necesitan que regresen los visitantes a las vías verdes cercanas para subsistir.
Muchas personas necesitan soñar en estos días, y las vías verdes despiertan la ilusión.
Muchos viajeros van a encontrar en las vías verdes andaluzas un destino sorprendente, cercano, seguro.


Tenéis mucha información en www.viasverdesandalucia.es y una visión global en el Folleto de Vías Verdes de Andalucía

   cid:image001.png@01D47B74.E11E9E50  @ViasVerdesdeAndalucia                      cid:image002.jpg@01D47B74.E11E9E50  @VVdeAndalucia  

¡Sigue leyendo esta entrada...!

lunes, 16 de marzo de 2020

El fin de las taifas verdes: Vv. del Guadiato y Los Pedroches o nada


Condenados a entendernos. Nuestro colectivo en la
 Estación de Minas del Soldado en la Vv. del Guadiato y Los Pedroches

Quizá no lo recuerden, pero hubo un tiempo bastante lejano, a finales del siglo XX, en que el trazado  abandonado del ferrocarril Fuente del Arco-Peñarroya-Puertollano a su paso por el Norte de Córdoba se le llamó Vía Verde del Guadiato y Los Pedroches.

Así apareció al menos en la primera guía turística específica, editada en 1997 por la editorial Anaya, pese a que lo único que había era una infraestructura llena de balasto y promesas de arreglo por parte de Diputación y Mancomunidades, promesas que como todos sabemos nunca llegaron a materializarse.

Posteriormente y en buena lógica,  la Fundación de Ferrocarriles Españoles (FFE) decide excluir a la Vv. del Guadiato y Los Pedroches en las siguientes ediciones de la guía, consciente de que el producto vías verdes que se estaba consolidando en la primera década de 2000 no podía  ofertar como visitable una ruta irrealizable  y que sólo estaba sobre papeles. 
Caminado por la dehesa en la Vv. del Guadiato y Los Pedroches
Dos opciones tenemos: cooperación o irrelevancia


Como todos  sabemos fue la acción del Instituto José Alcántara, de esta plataforma ciudadana en colaboración con el Ayuntamiento de Belmez  y la acción de una alcaldesa de forma particular (Villanueva del Duque) los que, con un enfoque diferente y en plena crisis económica, comenzaron a recuperar  tramos aislados de este ferrocarril como vía verde.

Así, en un intento de  promocionarlos turísticamente y sacarles provecho económico, cada Ayuntamiento bautizó arbitrariamente sus porciones  rehabilitadas  bajo denominaciones hasta cierto punto coherentes con la historia y origen de los ferrocarriles sobre los que se asentaban, pero que por su corta longitud e incomunicación con el resto, sólo han servido para fomentar su uso  por ciudadanos locales. 
Bella imagen de una caseta ferroviaria de un tramo belmezano
de la Vv. del Guadiato y Los Pedroches
Dos opciones: unidad  de los pueblos u olvido


Ya en 2020, el proyecto de vías verdes en nuestra comarca se encuentra mucho más maduro al igual que su sociedad que la utiliza. Diputación de Córdoba inició  en 2019 las obras de transformación del trazado de vía estrecha en vía verde entre Belmez  y Cámaras Altas y en muy pocos meses se iniciarán las obras de conexión entre la Vía Verde de la Minería y la primera patrocinadas por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación dando lugar a la cuarta vía verde de Andalucía en longitud.

Como premio a los avances que se están produciendo en nuestro territorio en materia ecoturística y  tras más de 20 años sometidos a un olvido sin duda  merecido, la FFE ha decidido volver a incluir la Vía Verde del Norte de Córdoba en la próxima guía  que el grupo  Anaya Touring editará  con el apoyo financiero del grupo Torrescámara. Se van a editar 30.000 ejemplares para el año 2021.


Es oportuno citar en este sentido que sólo se han seleccionado 70 de las 126 que hay en  el país (35 en el norte y 35 en el sur), lo cual da más valor  a la labor que se está realizando en nuestra comarca a este nivel. Estamos, pues, de enhorabuena, por este nuevo reconocimiento  que se va a traducir en una visibilidad exponencial  de nuestro Patrimonio Industrial y en un evidente incremento en el número de visitantes foráneos.

Dado que la guía puede tener una vigencia media de entre 6 y 8 años hasta que vuelva a ser renovada  y que desde el punto de vista del cicloturista tienen más valor las rutas de largo recorrido, desde la Asociación La Maquinilla como adjudicataria de la redacción de la ficha técnica  estamos obligados a anticiparnos al futuro ofreciendo una única vía verde, es decir,  que conecte los tramos existentes, utilizando  alternativas si fuera necesario, y aplicar un nombre común para identificarla.

El castillo de Belmez desde la Vv. del Guadiato y Los Pedroches
Comarcas desunidas dan lugar a pueblos más vaciados


A expensas de que se de el necesario consenso entre las alcaldías de los diferentes municipios por los que discurre que permita dar un nombre definitivo a la infraestructura,  hemos considerado adecuado recuperar el nombre  de  Vía Verde del Guadiato y Los Pedroches por su carácter integrador, porque da una referencia geográfica y porque es neutral, es decir, no da preeminencia a ningún elemento del recorrido (minería, plomo, carbón, castillo, patrimonio industrial  o dehesa).

A partir de ahora y en los años sucesivos los ciudadanos de ambas comarcas con tramo de vía verde sobre este ferrocarril tendremos que  hacer el esfuerzo  por abandonar los nombres que un día dieron sentido a nuestros pequeños corredores verdes y empezar a trabajar juntos para sacarle auténtico provecho a lo que tenemos, algo a lo que nunca hemos hecho por nuestros prejuicios históricos y odios tribales.

Desde la Asociación La Maquinilla lo vamos a intentar, estableciendo desde hoy una ruta compacta entre Peñarroya-Pueblonuevo y Villanueva del Duque y un nombre en el que todos podamos estar cómodos. Dejemos las tonterías y las fobias catetas entre vecinos  a un lado porque el verdadero éxito económico de nuestra vía verde reside en combinar  chimeneas con dehesas y el  castillo con el granito. Tras 30 años de plan nacional de vías verdes y tras habernos subido los últimos a este tren no podemos permitirnos volver a fracasar. O somos Vía Verde del Guadiato y Los Pedroches o nunca seremos nada en esta materia.

Pozo Santa Rosa del Cerco Industrial de Peñarroya desde
la Vv. del Guadiato y Los Pedroches.
No necesitamos prejuicios entre diferentes sino colaboración
entre iguales


La Asociación La Maquinilla quiere agradecer al Plan Nacional de Vías Verdes su apuesta por el norte de Córdoba como lugar de expansión para la marca vías verdes. Al mismo tiempo le da las gracias por su confianza y por el encargo. Prometemos estar a la altura.



 Enlaces relacionados con esta entrada:

http://www.viasverdes.com/noticias/noticia.asp?id=910

https://www.lavanguardia.com/local/sevilla/20200311/474091160434/la-junta-cede-al-ayuntamiento-de-belmez-un-tramo-de-la-antigua-carretera-co-440.html
¡Sigue leyendo esta entrada...!

lunes, 9 de marzo de 2020

Aprendiendo a ser una Asociación normal



Nunca hemos sido un colectivo normal. Lo ponen de manifiesto tanto unos objetivos que nos hacen ser singulares incluso dentro de la temática industrial, como las actividades que realizamos tales como limpiar basura, plantar y cuidar árboles o crear una identidad alrededor de las chimeneas industriales de ladrillo. 

Otro de los factores que nos hacían ser diferentes del resto de asociaciones de nuestra zona era que no organizábamos una comida de convivencia que permitiera conocer a nuestros directivos y colaboradores un poco mejor y, ¿por qué no? compartir un rato agradable fuera de nuestros retos y  frustraciones diarias, que no son pocas. El motivo, o la excusa, según se mire, siempre era la falta de tiempo. Y es que para quienes no lo dedican a ninguna actividad filantrópica o altruista  seguramente no entienda que conciliar, vida personal, trabajo y luchar por cumplir con los fines marcados no siempre es fácil. 


Asumiendo la primera parte del relato, es  decir, que nuestros fines no pueden cambiarse para ser  un poco más iguales al resto entre otras cosas  porque no queremos hacerlo y porque creemos en la importancia de lo que hacemos, en cambio si hemos querido imitar a otros colectivos en lo segundo, organizando una comida de convivencia. Esta leve alteración de nuestro ADN ha sido propiciada, en primer lugar, porque era necesario encontrar una cita anual para charlar de otras cosas, en segundo lugar, porque apenas hemos tenido oportunidades para vernos durante toda nuestra singladura y, en tercer lugar, porque también merecíamos  hacernos un pequeño  homenaje tras  casi 10 años  reivindicando, plantado árboles, cuidándolos, regándolos y arreglando chimeneas.




De modo que el pasado 7 de Febrero nos citamos en el parque periurbano de Peñarroya-Pueblonuevo que tantos desvelos nos ha causado y nos causa hoy en día para disfrutar de la amistad y  recordar lo bueno que hemos vivido peleando por la transformación de los trazados ferroviarios del Guadiato en Vía Verde y la conservación de nuestro Patrimonio Industrial. 


Bien es cierto que no estuvimos todos, pero si nos citamos en número suficiente como para cumplir con los cánones de esa normalidad a la que aspiramos pero que nunca alcanzamos como entidad como consecuencia de la debilidad de los lazos que unen a quienes formamos parte de ella. 


El resultado fue una bonita tarde en compañía de nuestros sufridos familiares, a los que no podremos devolver  todo lo que hacen por nosotros durante todos estos años, algunos socios, directivos y amigos de La Maquinilla.   



Y puestos a ser sinceros, confesamos que nos gustó la experiencia de probar a  ser normales por un día. Esperamos repetirla  el año que viene. Hoy, como ayer,  como mañana, hemos vuelto  a   la excepcionalidad  del no puedo, voy a echar una mano un rato, o a comunicarnos sin vernos por  el  grupo de Whatsap. No nos  importa. Hemos logrado ser  normales por un día. 


¡Sigue leyendo esta entrada...!

martes, 3 de marzo de 2020

La Maquinilla se integra en la Coordinadora Fabricando el Sur


La coordinadora andaluza en 2020

Quizá no lo recuerden, pero existe una coordinadora de Patrimonio Industrial en Andalucía, que nació con el objetivo principal de aunar esfuerzos en la defensa del Patrimonio Industrial regional. Ésta se fundó en Sevilla en 2013 y tuvo su bautismo de fuego con no mucha suerte  en la lucha contra el derribo del Toblerone de la capital almeriense, que tanta relación tuvo con la industria de Peñarroya-Pueblonuevo. 

La Asociación La Maquinilla, consciente de la importancia de dar visibilidad a las amenazas que se cernían por aquellos entonces sobre los Cercos Industriales, por deber moral y también con la intención de aprender de otros colectivos y profesionales  que llevaban una trayectoria más larga en este particular se integró en Federación desde el mismo día de su fundación. 

Tras unos años de inactividad debido, principalmente,  a la ausencia de una estructura flexible que permitiera desarrollar una agenda común, unos objetivos a corto, medio, y largo plazo y un calendario de reuniones, con la misma ilusión y con el impulso  de la Asociación de Defensa del Patrimonio Industrial de Córdoba volvió a reunirse  por segunda vez en 7 años en la sede de esta asociación el pasado 15 de Febrero. Fue una bonita jornada de convivencia en cada asociación expuso por turnos los problemas y los retos a los que se enfrentan los municipios y las comarcas en las que se encuentran asentadas. Las exposiciones iniciales  dieron lugar a un debate sobre la estructura y las normas de funcionamiento que puedan hacer perdurable la coordinadora en el tiempo así como un calendario de actividades anual.
7 años han pasado desde esta foto, pero  mantenemos la  misma ilusión
 Fundación de la coordinadora andaluza, en 2013

Al finalizar el acto se redactó una nota de prensa que ha sido distribuida por todos los medios de comunicación a los que se han tenido acceso:

Ante la grave situación por la que atraviesa el Patrimonio Industrial Andaluz, el sábado 15 de febrero, convocados por la Asociación de Patrimonio Industrial de Córdoba y por TICCIH-España se han reunido, en la sede de la asociación cordobesa, un total de 12 organizaciones, junto a expertos e investigadores de universidades andaluzas y con el apoyo de otras seis organizaciones que no pudieron asistir.


Durante la reunión se expusieron los casos de estudio y las reivindicaciones de cada una de las asociaciones asistentes. Las conclusiones  de este análisis describen la gravísima situación del patrimonio industrial de Andalucía que se caracteriza por los impactos especulativos de las transformaciones urbanas y territoriales, el expolio de importantes testimonios patrimoniales, la realización de proyectos de intervención sobre zonas patrimoniales industriales carentes de rigor científico, la desaparición física de las personas que protagonizaron los hechos industriales, la destrucción física de importantes archivos y la inexistencia de una estructura museográfica andaluza de este sector. Todo ello en un escenario marcado por la ausencia de una planificación integral de los recursos patrimoniales generados por la industrialización andaluza.

En la sede de la Asociación de Defensa del Patrimonio Industrial 
de Córdoba



“Fabricando el Sur” ha establecido un sistema de gestión de carácter rotatorio semestral, ejerciendo la asociación “Proyecto Arrayanes” de Linares como portavoz en este primer turno.
La coordinadora “Fabricando el Sur” solicitará una entrevista a la Consejera de Cultura y Patrimonio Histórico para exponerle esta situación, así como se le presentará una propuesta de planificación coordinada denominada Documento Estratégico de Patrimonio Industrial para Andalucía (DEPIA). 


En una página web de próxima apertura se ofrecerá a todos los ciudadanos información sobre las actividades de las asociaciones que componen la coordinadora y de los principales bienes del patrimonio industrial de Andalucía. Los próximos proyectos serán una guía didáctica para escolares, un manual de protección y activación del patrimonio industrial para los ayuntamientos y un protocolo para solicitar espacios en desuso por colectivos ciudadanos.


Logotipo de la Coordinadora



Asistentes a la reunión:


·         ASOCIACIÓN DE PATRIMONIO INDUSTRIAL DE CÓRDOBA.

·         COLECTIVO PROYECTO ARRAYANES, LINARES (JAÉN).

·         ASOCIACIÓN HISTÓRICA RETIRO OBRERO (SEVILLA).

·         PLATAFORMA SALVEMOS LA FÁBRICA DE VIDRIO LA TRINIDAD (SEVILLA).

·         ASOCIACIÓN LA MAQUINILLA, PEÑARROYA-PUEBLONUEVO (CÓRDOBA).

·         ASOCIACIÓN CORDOBESA DE AMIGOS DEL FERROCARRIL (CORDOBA).

·         ASOCIACIÓN EN DEFENSA DE LAS CHIMENEAS Y DEL PATRIMONIO INDUSTRIAL (MÁLAGA).

·         AES MARIANUM – CERRO MURIANO (CÓRDOBA).

·         THE INTERNATIONAL COMMITTEE FOR CONSERVATION OF INDUSTRIAL HERITAGE-ESPAÑA.

·         LABORATORIO DE PATRIMONIO INDUSTRIAL VRM.LAB POZO 5 DE VILLANUEVA DEL RÍO Y MINAS (SEVILLA).

·         MUSEO ETNOLÓGICO DE ALMODÓVAR DEL RÍO (CÓRDOBA).

·         AF6 ARQUITECTOS (SEVILLA).



  

Muestran su apoyo



·         FUNDACIÓN RIOTINTO (HUELVA).

·         ASOCIACIÓN PLANUENTE- PUENTE DE HIERRO ALFONSO XIII (SEVILLA).

·         ASOCIACIÓN DE PROFESORES PARA LA PROTECCIÓN Y DIFUSIÓN DEL PATRIMONIO BEN BASO (SEVILLA).

·         SALVEMOS LA ALGODONERA VIRGEN DE LOS REYES DE ALCOSA (SEVILLA).

·         ESPACIO EXPOSITIVO COLECCIONES DE THARSIS (THARSIS, HUELVA).

·         EIFFEL LAB (HUELVA).




La coordinadora ha establecido que la coordinación sea semestral, siendo el colectivo Arrayanes de Linares el primero de liderar este interesante proyecto andaluz.

Desde este medio de comunicación la Asociación La Maquinilla, felicitamos a la Asociación de Patrimonio Industrial de Córdoba por la excelente organización de esta segunda jornada, desea larga vida a esta coordinadora al tiempo que se  compromete a cumplir con las obligaciones y  los compromisos que supone pertenecer a esta entidad.


Web de la Coordinadora Fabricando el Sur:

fabricandoelsur.wordpress.com/

Enlaces relacionados con esta entrada:

https://cordopolis.es/2020/02/18/nace-una-plataforma-andaluza-en-defensa-del-patrimonio-industrial/

https://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/fabricando-sur_1355970.html

https://www.europapress.es/andalucia/sevilla-00357/noticia-nace-coordinadora-andaluza-patrimonio-industrial-fabricando-sur-gravisima-situacion-bienes-20130311175533.html
¡Sigue leyendo esta entrada...!

lunes, 24 de febrero de 2020

Empresarios jóvenes y muy verdes


En Peñarroya-Pueblonuevo buscamos empresarios jóvenes
y verdes 

Bien conocen nuestros seguidores y quienes usan habitualmente nuestras vías verdes  la necesidad de sombra que hay en sus recorridos y también  la obligación que tenemos todos de ir recuperando desde el punto de vista medioambiental  espacios degradados y contaminados que antes pertenecían a la industria y a la minería.


Este triste y tóxico  legado que nos han dejado las empresas que explotaron y se beneficiaron de los recursos que nuestro subsuelo sólo puede resolverse con mucho dinero de la administración, con paciencia y con participación ciudadana. 


Así el dinero que ha traído  Diputación de Córdoba  gracias al proyecto de vía verde ha facilitado la realización de  importantes mejoras medioambientales  en nuestro entorno, la plantación de  más de 500 árboles, una parte de los cuales ha logrado sobrevivir y ya empiezan  a recuperar hábitats perdidos hace muchos años.


La dedicación de nuestro colectivo al cuidado de los árboles y la limpieza de los tramos rehabilitados ha dado continuidad al esfuerzo económico de Diputación, creando espacios agradables  para la visita y el disfrute de nuestro Patrimonio Industrial. Sin embargo, era la participación ciudadana la que se estaba quedando un poco rezagada con respecto a estos dos pilares: aunque habíamos hecho algún que otro llamamiento hacia la donación de árboles en diversas ocasiones es cierto que íbamos sumando de uno en uno, un ritmo bastante lento para cubrir de vegetación y arbolado  las amplias zonas que todavía quedan pendientes. 

Roberto Pablo y Verónica, Verónica y Roberto Pablo, todo un 
buen ejemplo de jóvenes empresarios que generan riqueza en su pueblo
y que, además, ayudan a su mejora en otros ámbitos


Ejemplos de esta falta de  interés ciudadano en la recuperación ha sido la última iniciativa de recogida de árboles de Navidad, que se ha saldado con la 8 ejemplares de los cuales 3 han sido cedidos por Semillería El Molino. Incluso, uno de ellos procede de la localidad sevillana de Alcalá de Guadaira, lugar hasta donde llegó nuestro llamamiento gracias a internet. Ello hace un total de 4 árboles recogidos en la comarca del Guadiato, un  pobre balance.

No obstante, cuando todo parece que cuadra con ese tópico negativo sobre nuestra apatía natural y la falta de participación histórica  siempre aparece alguien para hacernos cambiar de opinión sobre este particular.


La semana pasada la nueva gerencia del Peñón Gym Club, conformada por Roberto Pablo Molero y Verónica Pérez, ha donado  50 ejemplares de casuarina. Este árbol,  como todos sabemos, fue un símbolo de la localidad de Peñarroya-Pueblonuevo durante más de 100 años en tanto que rodeaba minas, industrias. Incluso la colonia francesa residente en este lugar también los plantaba en sus propias viviendas-jardín  por sus propiedades de cohesión del suelo y anticontaminación. 


En los años 80 del siglo XX  la falta de políticas urbanísticas y la insensibilidad histórica de los gobernantes de la localidad  mermaron la población de esta especie hasta convertirla en  testimonial. De este modo de los varios miles de casuarinas se pasó a menos de un centenar que sobrevive en los alrededores del Centro de Salud (antiguo hospital minero), la vía verde de la maquinilla  y algunas viviendas-jardín cuyos dueños aún conservan el buen gusto e antaño.

Plantación de las casuarinas donadas por Peñón Gym Club


Restan aún numerosas e inmensas  áreas del parque periurbano y de la vía verde de La Maquinilla por llenar de árboles hasta conseguir el entorno que merecemos, aproximadamente 3 hectáreas, pero no cabe duda de que sumando aportaciones de 50 árboles como la que les hemos presentado  no tardaremos mucho tiempo en completarlas.


Por lo demás, sólo nos queda agradecer la cara donación de estos empresarios locales del  Peñón Gym club, todo un ejemplo de colaboración privada con el medio ambiente de  nuestros municipios y también un modelo a imitar en nuestra comarca.


El Guadiato  necesita más  jóvenes como éstos,  con ganas de trabajar por su pueblo no sólo invirtiendo su patrimonio en  su localidad en contra de la lógica para quedarse aquí generando riqueza  sino siendo ciudadanos proactivos y  responsables en su mejora y,  desde luego, le sobran aquellos que sólo se quejan de lo mal que está todo, que  no mueven un solo dedo para labrarse una oportunidad de futuro en el  lugar en el que viven  y que vagan de un a lado para otro quemando gasolina con el coche que le han pagado sus padres  esperando a que alguien se la dé.  

Desde la Asociación La Maquinilla sólo podemos comprometernos a cuidar estos árboles hasta que se hagan adultos y  dar la mayor publicidad posible a este positivo y original caso de implicación empresarial con la vía verde del Guadiato. Si algún día fuera joven, me gustaría ser como ellos.

La Vía Verde la construimos entre todos, también con el apoyo de nuestros empresarios  si son jóvenes mejor que mejor. 


¡Sigue leyendo esta entrada...!