jueves, 22 de diciembre de 2016

Un ejército culto y educado


                                           Año 2016. De nuevo, militares a la conquista de nuestro Patrimonio Industrial
En más de una ocasión en este medio de comunicación se ha denunciado el mal uso que los militares, tanto aficionados como profesionales, han hecho  del Patrimonio Industrial de la zona, con el agravante de la connivencia de las autoridades locales.

En este contexto de permisividad, han sido muy sonados además de  irreparables  los destrozos ocasionados al  Cerco Industrial de Peñarroya  por parte de la Unidad Militar de Emergencias (UME), que durante tres años hizo del sitio un lugar de malas prácticas,  militares o no, o bien prácticas a medias, ya que realizaban simulacros   a costa de estropear el  Patrimonio local.

Aquellos tiempos ominosos, en los que se justificaban tales   atentados patrimoniales  con  los varios cientos de Euros que ganaba el sector hostelero de la localidad por servir unas   raciones y copas  para alimentar el ocio de las tropas durante dos días afortunadamente llegaron a su fin, si bien nos queda la duda, aún, sobre si tal circunstancia se debe a que  los gobiernos locales   han tenido la valentía de denegarles la solicitud de uso del ese espacio o porque, simplemente,  la UME no lo ha vuelto a pedir.
                                                      Año 2012. La UME en el Cerco. Fuente: Infoguadiato


En cualquier caso, y a la espera de resolver el enigma,  lo que si hemos constatado es que, hoy por hoy, otros  militares que visitan la zona para hacer sus prácticas respetan nuestro Patrimonio Industrial. La semana pasada una compañía de soldados de la base militar de Cerro Muriano realizó diversos ejercicios por la  comarca del Guadiato que les han llevado a  Espiel a Belmez y Peñarroya-Pueblonuevo. Así, durante la última jornada, el destacamento realizó unas maniobras en la  Vía Verde de La Maquinilla, parque periurbano y, posteriormente,  pernoctó  en el Almacén Central de Peñarroya-Pueblonuevo.

He aquí una prueba más de que el Patrimonio Industrial de nuestros pueblos cabe todo o casi todo, siempre y cuando se haga un uso racional del mismo. Queremos aprovechar esta noticia para significar que nuestro colectivo jamás  ha estado ni estará  en contra de que los militares visiten cuantos monumentos o espacios industriales necesiten, bien para trabajar o bien para descansar.  Lo que no aceptamos en ningún caso es un mal uso de estos lugares que se traduzca en agresiones, desperfectos  y perjuicios para los mismos, tal y como había ocurrido hasta la semana pasada. Para esa función ya tenemos a algunos de nuestros más estúpidos,  ignorantes e incultos  ciudadanos.

Por lo demás, desde aquí tan sólo nos queda agradecer al ejército su visita, animándoles a continuar en esa senda de respeto de las señas de identidad de nuestros pueblos, las cuales tienen un altísimo valor por muy abandonadas en que se encuentren al tiempo que les felicitamos por haber aprendido que se puede jugar a la guerra sin destruir el Cerco.
Deseamos a todos unas felices fiestas y un  nuevo año de paz,  para nuestro Patrimonio Industrial.

2 comentarios:

  1. Felices fiestas a la maquinilla y a resto de ciudadanos que visten su corazón de verde.

    ResponderEliminar